Entradas

La empresa ALC contrata a siete trabajador@s con discapacidad intelectual.

Actividades Logísticas Centralizadas (ALC), un ejemplo de inclusión laboral

La empresa ALC contrata a siete trabajador@s con discapacidad intelectual.

La empresa ALC contrata a siete trabajador@s con discapacidad intelectual.

Siete trabajadores con discapacidad intelectual de Grupo AMÁS  han sido contratados por la empresa ALC para tareas de recogida y clasificación de residuos reciclables, así como labores de apoyo al departamento de administración. Gracias a la implicación de ambas partes, la incorporación se ha efectuado de forma natural y fluida.

 

Jorge, Sergio, Raúl, Alba, Yaiza, Yasmina y Andrés son los nombres de los siete trabajadores que se unieron a la plantilla de ALC en octubre del pasado año. Sus tareas se dividen en dos: de un lado, Jorge, Alba, Raúl, Sergio y Yaiza tienen la responsabilidad de recoger y clasificar residuos reciclables como el plástico y el cartón; de otro, Yasmina y Andrés ejecutan tareas de apoyo al departamento de administración, catalogando y colocando albaranes.

La incorporación de todos ellos fue de la mano de la Fundación AMÁS Empleo, entidad miembro de Grupo AMÁS: “Gracias a su profesionalidad, al apoyo recibido por parte del preparador laboral de la Fundación, tanto a los trabajadores con discapacidad como a nosotros, la incorporación ha sido natural y fluida. No hemos notado diferencia en su incorporación con la de cualquier otro trabajador. Hemos seguido el mismo proceso y hemos explicado las tareas y funciones prácticamente de la misma manera. Es verdad que al principio sentíamos una cierta responsabilidad; nos preocupaba, sobre todo, el no saber estar a la altura, pero han demostrado que son trabajadores, que son profesionales y que son responsables con su tarea y nuestra plantilla se ha volcado con ellos para que se sientan parte del equipo desde el primer momento”, detalla Irisarri Barrera, Directora Personas y Servicios Generales de ALC.

Irisarri Barrera, Directora Personas y Servicios Generales de ALC.

Irisarri Barrera, Directora Personas y Servicios Generales de ALC.

 

ALC-Grupo AMÁS, una relación en constante crecimiento.

La relación empresarial entre ALC y Grupo AMÁS, entidad que impulsa, defiende y lucha por los derechos de las personas con discapacidad intelectual, ha ido in crescendo.

En menos de un año, desde septiembre de 2017, se han ido encajando las piezas del puzle: “Recuerdo que desde la primera reunión dejamos clara la intención de establecer puentes, ya que  ALC tiene claro un objetivo y es contribuir a crear una sociedad más justa y solidaria, pero la verdad es que estábamos un poco perdidos” – detalla María Irisarri Barrera, directora de Personas y Servicios Generales de ALC–, “ya que no sabíamos cómo empezar ese camino, hasta que se nos cruzó Grupo AMÁS, una entidad que entroncó directamente con nuestros valores corporativos. Fue fácil y nos lo han puesto fácil, la verdad; estamos encantados de habernos lanzado a esta aventura”.

Ciudadanos de pleno derecho

 “Una oportunidad de oro para los siete trabajadores, ya que es la manera natural de la inclusión social. El hecho de sentirse uno más, de ser considerados ciudadanos de pleno derecho, eso sí, con sus derechos y obligaciones, es alcanzar la cúspide de la felicidad para todas las partes. Este, precisamente, es el objetivo que perseguimos y está reflejado en nuestra misión, por lo tanto en nuestro día a día”, puntualiza Óscar García, director general de Desarrollo Corporativo de Grupo AMÁS. “Como anécdota” – añade García- “una de las trabajadoras el día que firmó el contrato estaba deseando salir corriendo para ir a celebrarlo con su madre yéndose a comer a un buen restaurante”.

Óscar García, Director General de Desarrollo Corporativo de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Óscar García, Director General de Desarrollo Corporativo de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Y esto se ha conseguido porque desde ALC han facilitado el camino, “ya que gracias a su cultura y, sobre todo,  a sus valores ha sido muy fácil la inclusión laboral de los siete trabajadores. Gracias al compañerismo que existe en la plantilla de ALC han demostrado que con un poco de paciencia y una sonrisa es posible todo”, concluye García.  Y para finalizar, María Irisarri añade que “nos encontramos confiados de que esto es solo el comienzo de una bonita y larga relación, ya que gracias a la profesionalidad de la Fundación AMÁS Empleo se logra de una forma fácil y natural la inclusión laboral”.

 Los trabajadores con discapacidad conforman un grupo vulnerable y numeroso al que el modo en que se estructura y funciona la sociedad ha mantenido habitualmente en conocidas condiciones de exclusión. Este hecho ha comportado la restricción de sus derechos básicos y libertades, condicionando u obstaculizando su desarrollo personal, así como el disfrute de los recursos y servicios disponibles para toda la población y la posibilidad de contribuir con sus capacidades al progreso de la sociedad.

El anhelo de una vida plena y la necesidad de realización personal mueven a todas las personas, pero esas aspiraciones no pueden ser satisfechas si se hallan restringidos o ignorados los derechos a la libertad, la igualdad y la dignidad. Este es el caso en que se encuentran aún hoy mujeres y hombres con discapacidad, quienes, a pesar de los innegables progresos sociales alcanzados, ven limitados esos derechos en el acceso o uso de entornos, procesos o servicios que, o bien no han sido concebidos teniendo en cuenta sus necesidades específicas, o bien se revelan expresamente restrictivos a su participación en ellos.

Según datos del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), la población de personas de edades entre los 16 y 64 años con discapacidad reconocida en 2015 en España fue de 1.774.800; esta cifra representa el 5,9 % de la población en edad laboral. De ellos, solo un 34 % es activo, lo que supone una tasa de actividad 44 puntos inferior a la de la población sin discapacidad.

Existe, pues, un variado conjunto de impedimentos que privan a las personas con discapacidad del pleno ejercicio de sus derechos. La incorporación al mercado laboral de este colectivo es un factor destacado para conseguir su plena integración.

Por ello, desde Actividades Logísticas Centralizadas (ALC), una de las principales empresas de logística en Madrid, decidieron apostar por reducir, en la medida de sus posibilidades, los datos que SEPE lanzaba en el primer cuatrimestre de 2017. 

Decathlon Xanadú: Inclusión laboral y juego limpio

Ismael en el centro de la imagen con compañer@s de Decathlon de Xanadú. Foto: Decathlon de Xanadú

Ismael en el centro de la imagen con compañer@s de Decathlon de Xanadú. Foto: Decathlon de Xanadú

 

 

Desde junio de 2017, la tienda Decathlon de Xanadú ha iniciado un proyecto de inclusión social y laboral de personas con diversidad funcional en colaboración con Grupo AMÁS. A día de hoy el resultado es la contratación de un joven llamado Ismael y el proyecto de continuar confiando en trabajadores y trabajadoras con discapacidad intelectual. Un ejemplo de economía social en estado puro.

 

La tienda Decathlon de Xanadú practica no solo el “juego limpio” a nivel deportivo, también en los terrenos social y laboral. Gracias a esta filosofía una de las vendedoras de la tienda decidió apostar por la inclusión de trabajadores y trabajadoras con diversidad funcional, sus jefes apoyaron esta iniciativa, iniciando un proceso de colaboración con Grupo AMÁS que ha demostrado que a veces el buen hacer de personas, empresas y entidades, puede cambiar el mundo y hacerlo más justo y solidario. Esta es la historia.

La apuesta por la inclusión laboral de personas con diversidad funcional.

Marta Botías es vendedora en la tienda de Decathlon en Xanadú, en junio de 2017 decidió emprender un proyecto de inclusión social con el objetivo de contratar a una persona con diversidad funcional. “Mi primer contacto con Grupo AMÁS fue a través de un evento que organizamos llamado “foundation day, dedicado a la inclusión y el deporte, conocí a Javier Leria, preparador laboral de Grupo AMÁS y cuando me contó el proyecto de la entidad me pareció superinteresante”, nos cuenta Marta, “tras una larga búsqueda de asociaciones os encontré, sois una asociación que por cercanía y filosofía, me cuadró a la primera”.

Ismael con una compañera de trabajo. Foto: Decathlon de Xanadú

Ismael con una compañera de trabajo. Foto: Decathlon de Xanadú

Así comenzó una historia que ya ha mejorado la calidad de vida de una persona, Ismael es un joven que trabaja y vive como cualquier persona de su edad, cuenta con un trabajo y demuestra todos los días que los trabajadores con diversidad funcional solo necesitan unos apoyos diferentes, a fin de cuenta, ayudas como cualquier persona que inicia su andadura en un nuevo puesto de trabajo.

Ismael, un trabajador más de la plantilla.

Un año después Ismael es un empleado más de Decathlon Xanadú “está aprendiendo un oficio y nuestro equipo se está enriqueciendo mucho más con su presencia”, asegura Marta Botías.

Un proceso que se inició con el trabajo de profesionales de Grupo AMÁS, como Javier Leria Molina, preparador laboral de la entidad: “Nos llamaron a mediados de 2017 porque querían incorporar a una persona con discapacidad intelectual en la tienda, fuimos a ver el puesto y planteamos la posibilidad de empezar por unas prácticas formativas”.

Una vez terminado el periodo de formación se realizó una valoración conjunta entre los responsables de Decathlon Xanadú y Grupo AMÁS, el resultado fue tan positivo que se acordó que Ismael había cumplido con todos los objetivos planteados, por lo que el siguiente paso fue la firma de un contrato laboral y su continuidad ya como trabajador de la tienda.

El éxito de este caso se ha basado en la forma de trabajar la inclusión por parte de Decathlon Xanadú: “Han tenido muy clara la forma de hacer las cosas, ante cualquier decisión importante nos han convocado para consensuar como hacer las cosas. Esa manera de trabajar ha generado mucha confianza y tranquilidad a Ismael”, nos dice el preparador laboral de Grupo AMÁS.

Una empresa comprometida con valores solidarios.

El joven equipo de esta tienda situada en el sur de la Comunidad de Madrid tiene planes de futuro como nos cuenta Marta “Me gustaría contratar a otra persona más, Ismael es el primero de muchos, o eso espero. Además tengo en mente realizar un día de puertas abiertas para que todas aquellas personas del Centro de Empleo de Grupo AMÁS vengan a pasar una jornada laboral con nosotros y vean como funcionamos en esta tienda”.

Además, están previstos nuevos proyectos como la puesta en marcha de cursos inclusivos de reparación de bicicletas en las instalaciones de Decathlon Xanadú, impartido por profesionales de la tienda.

Ismael con un compañero de trabajo. Foto: Decathlon de Xanadú

Ismael con un compañero de trabajo. Foto: Decathlon de Xanadú

Una colaboración que surge de la filosofía de compromiso social de este establecimiento formado por gente joven y motivada en los valores del deporte y la solidaridad que aportan reputación y valor a su imagen de marca.

Un ejemplo que está al alcance de todas las empresas grandes o pequeñas que apuesten también por la creación de una economía social que no excluye a nadie, sino que crea riqueza gracias a la inclusión de todos los ciudadanos y ciudadanas.

Nada mejor que quedarnos con las palabras de los trabajadores de Decathlon Xanadú calificando esta “Experiencia Inclusiva”:

“Recomiendo a Grupo AMÁS como entidad que lucha en todos los sentidos por las personas con diversidad funcional con muchos proyectos innovadores. De la relación profesional con Ismael estamos extrayendo cosas mucho más humanas que simplemente laborales y ese era el objetivo”

 

SI ERES UNA EMPRESA, NO IMPORTA TU TAMAÑO O ACTIVIDAD, SÚMATE A #InclusionExperience CONTRATA A PERSONAS CON DIVERSIDAD FUNCIONAL Y CREA ECONOMÍA SOCIAL

 

La Fundación Bancaria Ibercaja apoya la inclusión tecnológica de trabajadores y trabajadoras con discapacidad intelectual de Grupo AMÁS

Firma de los Convenios Sociales de Fundación Ibercaja con las Asociaciones seleccionadas en Madrid.

Firma de los Convenios Sociales de Fundación Ibercaja con las Asociaciones seleccionadas en Madrid.

 

El proyecto “Disminuyendo la brecha tecnológica” de la Fundación AMÁS Empleo ha recibido 2.000 euros dentro de la convocatoria Ibercaja Proyectos Sociales 2018, una aportación que beneficia de forma directa e indirecta a más de 70 trabajadores y trabajadoras con discapacidad intelectual del Centro Especial de Empleo de Grupo AMÁS.

 

Los tiempos cambian, las personas cambian y las necesidades de cada persona varían con el tiempo. Siendo fieles al espíritu de generar oportunidades para las personas con discapacidad intelectual, Fundación AMÁS Empleo tiene entre sus retos, disminuir la brecha tecnológica que afecta de forma más acentuada a los trabajadores y trabajadoras con diversidad funcional.

Un objetivo que ha contado con el respaldo de la Fundación Bancaria Ibercaja, la entidad ha apoyado con 2.000 euros el proyecto “Disminuyendo la brecha tecnológica” en el marco de su convocatoria 2018 de Proyectos Sociales.

La adecuación de nuevas tecnologías supone la inclusión laboral de jóvenes con discapacidad intelectual que requieren mayores necesidades de apoyo, para estas personas la reducción de la brecha tecnológica en sus puestos de trabajo, marca la diferencia entre una vida independiente con un empleo de calidad o la discriminación social y laboral.

Innovación y eficacia.

El empleo de trabajadores y trabajadoras con discapacidad intelectual no debe estar reñido con la innovación y eficacia empresarial. Algo que queda patente en la gestión de la Fundación AMÁS Empleo, referente en la calidad de atención y promoción de este colectivo en la Comunidad de Madrid.

Un ejemplo es su Centro Especial de Empleo, situado en la Avenida de Las Nieves en Móstoles, que cuenta con la actividad de manipulados alimentarios e industriales, una línea de negocio que adaptada a las nuevas tecnologías, supone generar oportunidades de trabajo para jóvenes con discapacidad intelectual que necesitan mayores necesidades de apoyo.

Trabajadores de la Fundación AMÁS Empleo. Foto: Grupo AMÁS.

Trabajadores de la Fundación AMÁS Empleo. Foto: Grupo AMÁS.

Así, el apoyo de la Fundación Bancaria Ibercaja se traduce en la adquisición de maquinaria tecnológica de última generación, como son una precintadora y una etiquetadora automáticas.

El proyecto beneficia a más de 70 jóvenes con diversidad funcional.

La iniciativa “Disminuyendo la brecha tecnológica” ha sido seleccionada por la Fundación Bancaria Ibercaja entre sus Proyecto Sociales 2018, beneficia en total a más de 70 jóvenes con diversidad funcional.

La implantación de la nueva tecnología permite adecuar la línea de producción y adaptar los puestos de trabajo a las necesidades que tienen algun@s de l@s trabajador@s con discapacidad intelectual, dando los apoyos necesarios para que esto sea posible. Funciones como el precintado o etiquetado en las cadenas de producción ya pueden ser desarrolladas, no solo por trabajador@s con pocas necesidades de apoyo, sino por otros perfiles que hasta ahora se veían excluidos, lo que se traduce en su autonomía y desarrollo profesional y por tanto en el cumplimiento de su plan de vida.

 Entrega del Convenio Social Fundación Ibercaja a Fundación AMÁS Empleo.

Entrega del Convenio Social Fundación Ibercaja a Fundación AMÁS Empleo.

La implicación y apoyo de entidades como la Fundación Bancaria Ibercaja en este tipo de proyectos sociales colabora en el aumento de empleabilidad e inclusión de personas jóvenes con discapacidad intelectual con mayores necesidades de apoyo.

Fundación Ibercaja apoya 344 entidades sociales en toda España.

El director de la Obra Social Ibercaja, Juan Carlos Sánchez, ha presidido la firma de los convenios con las 35 asociaciones seleccionadas en la Comunidad de Madrid en la Convocatoria 2018 de Proyectos Sociales de Fundación Ibercaja , entre las que se encuentra la Fundación AMÁS Empleo. El acto también ha contado con la asistencia del Director territorial de Madrid, José Morales Villarino.

A nivel nacional, con esta convocatoria, la Fundación Ibercaja apoya 344 iniciativas, a las que  destina 1.023.000 euros, que beneficiarán directamente a más de 228.000 personas. A la convocatoria optaron 505 proyectos.

De los 334 proyectos seleccionados en esta edición (35 en la Comunidad de Madrid), 219 se destinan a la atención de necesidades básicas para colectivos en situación o riesgo de exclusión social; 78 se destinan a inserción laboral y social, y 37 para proyectos educativos para combatir el fracaso escolar. Este reparto supone que un 65,57% es para cubrir necesidades básicas, 23,35% apoya la creación de empleo y un 11,08% aborda el fracaso escolar.

En sus doce ediciones, Ibercaja ha apoyado 3.012 asociaciones, por valor de más de 32 millones de euros.

Firma del convenio entre Manuel Galiano de Fundación AMÁS Empleo y Carlos Alberto Gutierréz, de Multitubo. Foto: Grupo AMÁS.

La empresa MULTITUBO y Fundación AMÁS Empleo firman un contrato de prestación de servicios

Firma del convenio entre Manuel Galiano de Fundación AMÁS Empleo y Carlos Alberto Gutierréz, de Multitubo. Foto: Grupo AMÁS.

Firma del convenio entre Manuel Galiano de Fundación AMÁS Empleo y Carlos Alberto Gutierréz, de Multitubo. Foto: Grupo AMÁS.

 

El convenio firmado por Manuel Galiano, de Fundación AMÁS Empleo y Carlos Alberto Gutiérrez, de MULTITUBO, empresa dedicada al desarrollo, fabricación y comercialización de sistemas para la distribución de agua sanitaria y calefacción, supone la inclusión laboral de trabajadores con discapacidad intelectual.

La firma de este contrato de prestación de servicios es el exponente de la responsabilidad social corporativa de empresas como MULTITUBO que apuestan por la inclusión laboral y social de personas con discapacidad intelectual.

Así, a través de esta firma, la compañía dedicada a la fabricación de accesorios para tuberías confía en la capacitación laboral de los trabajadores con discapacidad de Grupo AMÁS, a través de una relación laboral de al menos un año.

Al igual que en el resto de los convenios laborales firmados por la entidad, los trabajadores con discapacidad garantizan los más altos estándares de calidad en la ejecución y entrega de las mercancías, demostrando así que la inclusión laboral es posible gracias a la colaboración de empresas que, como MULTITUBO, apuestan por la empleabilidad de personas con discapacidad intelectual.

Cada vez más empresas se suman a la inclusión.

Actualmente el 84% de la plantilla de la Fundación AMÁS Empleo son trabajadores con discapacidad, en total 240 personas que gozan de una inclusión natural en la sociedad a través de un empleo y un salario, la misma meta que comparten el resto de los españoles, con o sin discapacidad.

Trabajador de jardinería de la Fundación AMÁS Empleo. Foto: Grupo AMÁS.

Trabajador de jardinería de la Fundación AMÁS Empleo. Foto: Grupo AMÁS.

Unos resultados que vienen precedidos de una labor diaria de concienciación a empresas y empresarios para facilitar la contratación de hombres y mujeres con discapacidad. El trabajo   de los profesionales de Área de Empleo de Grupo AMÁS, ha logrado que las cifras vayan en aumento, así 2016 comenzó con un 58% de trabajadores con discapacidad en la Fundación AMÁS Empleo, para terminar superando el 75% de la plantilla.

El buen dato se ha debido en parte a que cada vez más empresas confían en la profesionalidad de los trabajadores con discapacidad, generando más trabajo en las líneas de empleabilidad con que cuenta la Fundación AMÁS Empleo: Catering, restauración, lavandería, limpieza, portería, jardinería, manipulados y gestor de residuos.

Queda mucho por hacer, pero la colaboración de empresas como MULTITUBO, supone un gran avance en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria en la que las personas con discapacidad intelectual puedan desarrollar su proyecto de vida.

Ángel Gabilondo y David Lucas visitan el Gestor de Residuos de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Ángel Gabilondo y David Lucas visitan las nuevas líneas de empleo de Grupo AMÁS

Ángel Gabilondo y David Lucas visitan el Gestor de Residuos de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Ángel Gabilondo y David Lucas visitan el Gestor de Residuos de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid y el alcalde de Móstoles, acompañados de José Ángel Chamorro, diputado autonómico y varios concejales del municipio madrileño han conocido de primera mano el gestor de residuos y el nuevo centro de formación “Másymenos”, situados en el Polígono Industrial Las Nieves de Móstoles.

 

Crear empleo para personas con discapacidad es economía social, este ha sido el principal mensaje que han lanzado Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid y David Lucas, alcalde de Móstoles, durante su visita al gestor de residuos y el nuevo centro de formación que constituyen dos líneas más inclusión laboral en Grupo AMÁS.

Una visita en la que les han acompañado José Ángel Chamorro, diputado socialista en la Asamblea de Madrid, y seis concejales mostoleños: Jessica Antolín, Primera Teniente de Alcalde y Concejala de Desarrollo Económico y Empleo; Agustín Martín, Concejal de Deportes; Ana María Rodrigo, Concejala de Igualdad; Roberto Sánchez, Concejal de Presidencia; Noelia Posse, Concejala de Obras e Infraestructuras y Francisco Javier Gómez, Concejal de Hacienda y Patrimonio del Ayuntamiento de Móstoles.

Visita a la nave del Gestor de Residuos de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Visita a la nave del Gestor de Residuos de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Un nutrido grupo que ha recorrido las instalaciones del Gestor de Residuos de Grupo AMÁS, se trata de una novedosa línea de negocio basado en el reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos que está generando puestos de trabajo para personas con discapacidad intelectual, con el único objetivo de su inclusión social y laboral.

Tanto Ángel Gabilondo, como David Lucas han valorado positivamente el proyecto que supone una apuesta decidida, además de con el medio ambiente, con una sociedad más justa y solidaria.

Acompañados por el Presidente de Grupo AMÁS, Carlos Pérez, Óscar García, Director General de Desarrollo Corporativo, Ismael Carrillo, Director General de Personas y por los responsables del  Área de Empleo del Grupo AMÁS,  han podido comprobar la solidez de esta iniciativa que abre nuevas expectativas laborales para personas con discapacidad intelectual.

Centro de formación Másymenos.

El portavoz socialista en la Asamblea madrileña y el alcalde de Móstoles también han querido conocer de primera mano la nueva línea de formación que ha puesto en marcha Grupo AMÁS. Se trata de un centro en el que se imparten formaciones con expectativas laborales para trabajadores con discapacidad, tales como camarero/as de hotel, ayudantes de cocina, dependientes reponedores, camarero/as de bar y taller textil.

Ángel Gabilondo y David Lucas con una trabajadora del Taller Textil de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Ángel Gabilondo y David Lucas con una trabajadora del Taller Textil de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Para impartir estos cursos de formación, Grupo AMÁS ha habilitado en su centro especial de empleo del polígono Las Nieves de Móstoles, unas modernas instalaciones que incluyen barra de bar profesional, cocinas para formación, réplicas de habitaciones de hoteles, así como espacios para la reposición y colocación de productos en grandes superficies.

Nuevas formaciones que se unen a todas la ya existentes en la entidad, como talleres textiles, manipulados, jardinería, recepción, limpieza, lavandería y catering.

Proyectos que dan resultados con nombres y apellidos.

Lo importante de estas iniciativas son los resultados y éstos en Grupo AMÁS son personas. Trabajadores y trabajadoras con discapacidad intelectual que pueden desarrollar su vida en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos.

Y las cifras hablan por si mismas: Durante el primer trimestre de 2017, el número de trabajadores de la Fundación AMÁS Empleo, entidad miembro de Grupo AMÁS, superan los 240, esto significa que el 84% de la plantilla está formada por profesionales con discapacidad.

Trabajadores de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Trabajadores de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Un dato que supone un récord de inserciones laborales por lo que “no sólo estamos contentos por conseguir y alcanzar buenos resultados, sino que nuestra alegría va más allá, ya que desde la Fundación estamos siendo capaces de dar empleo a casi 250 trabajadores con discapacidad, lo que supone que la inclusión social de todos ellos está siendo de una forma natural, a través del trabajo, como cualquier otro ciudadano”, explica Manuel Moreno, Director del área de empleo de la citada Fundación.

Y estos resultados no vienen solos, sino que están precedidos de un 2016 óptimo también para la Fundación, ya que empezó el año con 158 trabajadores con discapacidad, lo que supone el 58% de la plantilla del total de trabajadores de dicha Fundación y acabó el año pasado siendo 225, el 75% de la misma.

67 trabajadores que se fueron incorporando a lo largo del año pasado y que han hecho posible obtener unos resultados históricos. “Estos datos suponen la recompensa al trabajo bien hecho” – añade Moreno – “Nuestro objetivo es que el número de trabajadores con discapacidad, a través de las diferentes líneas de empleo de la Fundación, vaya aumentando y alcance el ansiado 100%. Y ahora mismo estamos cerca, ya que de los 300 trabajadores, 240 son trabajadores con discapacidad”.

Buenos resultados que se ha conseguido gracias a la responsabilidad social de grandes empresas que confían en la profesionalidad y calidad de los trabajadores con discapacidad y al apoyo de instituciones públicas. En este sentido, Ángel Gabilondo y David Lucas han reiterado su compromiso  de promover acciones políticas que favorezcan la inclusión social y laboral de personas con discapacidad intelectual.