Entradas

VII Convocatoria de Acción Social de la Fundación Montemadrid y Bankia.

La Convocatoria de Acción Social, promovida por Fundación Montemadrid y Bankia, apoya la formación profesional de jóvenes con diversidad funcional de Grupo AMÁS

 

VII Convocatoria de Acción Social de la Fundación Montemadrid y Bankia.

VII Convocatoria de Acción Social de la Fundación Montemadrid y Bankia.

 

La VII Convocatoria de Acción Social de la Fundación Montemadrid y Bankia ha destinado 15.000 euros a la formación profesional de jóvenes con diversidad funcional a través del servicio de formación para el empleo de Grupo AMÁS

 

Con este apoyo la Fundación Montemadrid y Bankia colaboran en la inclusión social y laboral de jóvenes con diversidad funcional, logrando su inmersión en el mercado de trabajo real y por tanto, una vida independiente al igual que miles de trabajadores jóvenes españoles.

La Convocatoria de Acción Social, promovida de manera conjunta entre Fundación Montemadrid y Bankia, ha beneficiado en sus siete ediciones a cerca de 660.000 personas en situación de vulnerabilidad en la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha, a través de un total de 523 proyectos de entidades privadas sin ánimo de lucro que han recibido 7 millones de euros.

En la Comunidad de Madrid se han seleccionado un total de 64 programas, a los que se han destinado 821.700 euros, y en Castilla-La Mancha, 15 entidades a las que se les han entregado 178.300 euros para desarrollar sus iniciativas sociales.

Este año la Convocatoria de Acción Social de la Fundación Montemadrid y  Bankia, se ha desarrollado bajo una temática novedosa, la cual, giró alrededor de Sara, personaje en el que se han centrado las señas de identidad de las personas por y para las que trabajan las entidades presentes en el acto, como Grupo AMÁS: Superación, Alegría, Respeto, Amor. Son las estrellas que conforman la constelación de SARA.

 

 

 

Una formación teórica y práctica en entornos laborales reales.

Este pionero programa de Grupo AMÁS se enmarca dentro de la MISIÓN de la entidad: Abrir nuevos caminos, un futuro nuevo para los jóvenes con diversidad funcional intelectual que fomente más su autonomía e independencia.

 En definitiva, avanzar en ciudadanía de pleno derecho. Para ello, el programa apuesta por formar profesionalmente a la persona con diversidad funcional intelectual, ofreciéndole una oportunidad de acreditación y reforzando el desarrollo de sus competencias personales y sociales. De esta manera se incrementa su nivel de cualificación y sus posibilidades futuras de ocupación. Generando oportunidades que posibiliten incorporar una oferta formativa adaptada a las necesidades específicas de cada persona.

Alumnos y formadores de la Escuela de Formación "Másymenos".

Alumnos y formadores de la Escuela de Formación “Másymenos”.

Un proceso formativo que se desarrolla a través de itinerarios individualizados a través de apoyos continuos y respetando siempre los derechos, capacidades e intereses de cada persona.

El programa “Itinerarios de formación e inserción sociolaboral de personas con diversidad funcional intelectual” de Grupo AMÁS está ofreciendo ya acciones formativas a seis jóvenes con discapacidad intelectual que constan de 435 horas de formación que incluyen desde habilidades sociales, autonomía personal, hasta la realización de diversos trabajos en entornos laborales reales con el apoyo de profesionales.

 Acciones formativas teóricas y prácticas.

El proceso se desarrolla a través de distintas unidades didácticas que se trabajan durante todo el proceso formativo teórico y práctico, a través de distintas áreas:

  1. a) Área de formación de habilidades y competencias personales:

Es una formación de carácter general que contribuye al desarrollo y adquisición de las competencias básicas, como por ejemplo: Habilidades sociales y personales para la comunidad, para la autonomía personal y el empleo. Se trabajan además aspectos como las relaciones interpersonales en la empresa, la habilidad en la comunicación oral, escrita y en nuevas tecnologías y la formación en igualdad de oportunidades.

  1. b) Área de formación de experiencias de oficios:

Para desarrollar esta área formativa la Fundación AMÁS Empleo (Grupo AMÁS), ha instalado en su Centro Especial de Empleo distintos espacios que simulan entornos laborales totalmente reales, como un bar con barra, mesas y comedor, cocina profesional de restauración, habitación de hotel, entorno de reposición en comercio y aula polivalente en formaciones administrativas.

Escuela de Formación Másymenos, de Grupo AMÁS, Foto: Grupo AMÁS.

Escuela de Formación Másymenos, de Grupo AMÁS, Foto: Grupo AMÁS.

En estos espacios se desarrollan actividades relacionadas con la actividad laboral, trabajando los resultados adecuados, así como las competencias y habilidades requeridas en cada puesto. Los alumnos y alumnas conocen la estructura de la actividad laboral en cuanto a la organización de responsables directos, herramientas y utensilios utilizados, simulaciones prácticas del puesto de trabajo y prevención de riesgos laborales propios de cada actividad.

 En este ciclo formativo las preferencias de estos jóvenes se sitúan en el desarrollo de prácticas en competencias técnicas de camarero de bar, auxiliar/camarero de bar y auxiliar de cocina.

Oficios que están conociendo de forma real lo que contribuye a generar oportunidades laborales para las personas con discapacidad intelectual, independientemente de las necesidades de apoyo que cada una de ellas precise.

Esta formación teórica y práctica centrada de forma individual en cada alumno ofrece la posibilidad real de inclusión laboral de estos jóvenes que, al igual que el resto de los ciudadanos, tienen derecho al trabajo y por tanto a una vida plena e independiente.

El apoyo de la Fundación Montemadrid y de Bankia a este programa de Grupo AMÁS, supone colaborar en revertir una situación injusta del mercado laboral que castiga especialmente a los trabajadores con discapacidad intelectual. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), este sector de la población sufre la tasa de empleo más baja de las discapacidades, solo 20 de cada 100 personas con diversidad funcional intelectual tienen un puesto de trabajo.