Entradas

#MásSueñosMenosLímites: En Grupo AMÁS cerramos el año con excelentes resultados en el nuevo proceso motivacional de formación y empleo

 

Proyecto "Más Sueños Menos Límites". Foto: Grupo AMÁS

Proyecto “Más Sueños Menos Límites”. Foto: Grupo AMÁS

El proyecto Más Sueños Menos Límites se asienta como un instrumento generador de nuevas y maravillosas oportunidades para las personas con discapacidad intelectual. En 2019 este programa trasversal de Grupo AMÁS ha generado 48 oportunidades formativas o laborales, afines a sus proyectos de vida.

 

El empleo constituye para cualquier persona una importante vía de desarrollo personal y una incorporación plena a nuestra sociedad, no deja de ser una herramienta más para construir y establecer un proyecto de vida pleno.

En este sentido Grupo AMAS, desde octubre del año pasado, se planteó que existían mimbres para reflexionar acerca de por qué muchas personas no accedían al empleo o la formación y fue en esta reflexión donde se detectó la demanda de muchas ellas de querer trabajar o formarse en lo que les gusta.

“ También encontramos la necesidad en nuestros procesos de dar oportunidades fuera de las líneas habituales de actividad, por último, existía una realidad administrativa favorable con las plazas de apoyo y seguimiento el empleo de Centro Ocupacionales, recogidas en el nuevo convenio marco, que permiten combinar estas experiencias con su plaza para siempre”. Explica Sergio González Aguinaga, uno de los profesionales de Grupo AMÁS implicados en este proyecto.

Es por todas estas cuestiones que surge un proceso motivacional, reflexionado y compartido por la Red de Apoyos para el Empleo, la Escuela de Formación Másymenos y los Centros Ocupacionales.

“En esta misma línea, y dentro del compromiso con la personalización en todas las áreas de Grupo AMAS, pusimos en marcha #MásSueñosMenosLímites “. Un proyecto que, partiendo de la demanda o sueño de la persona, transforma el mercado laboral y las ofertas específicas para personas con discapacidad, en clave a la vinculación de éstas a puestos de trabajo concretos o marcas/empresas que valoren, no sólo sus competencias productivas, sino su valor como personas”, nos dice González Aguinaga.

 Para lograrlo se utilizan herramientas visuales como son el videocurriculum y el portfolio, que salvaguardan las preferencias de las personas en el proceso, a la par que se convierten en herramientas muy efectivas para comunicar y convencer de los retos que lanzan las personas a las empresas.

El empleo: Un medio para la inclusión y la felicidad

El proyecto Más Sueños Menos Límites ha atendido en 2019 a 75 personas con discapacidad intelectual de las más de 150 que se han interesado por el mundo formativo y/o laboral, generándose casi medio centenar de oportunidades formativas o laborales, siempre respetando los deseos y proyectos de vida individuales.

Desde el mundo audiovisual, la pasión por el arte, la gastronomía o la necesidad de independencia, todos son deseos, objetivos de vida y metas personales que esconden personas reales. Éstas son algunas de sus historias.

Algunos resultados de #MásSueñosMenosLímites

Diego editando videocurriculums en su puesto especializado. Foto: Grupo AMÁS

Diego editando videocurriculums en su puesto especializado. Foto: Grupo AMÁS

Diego: Diego es estudiante de cine en la Carlos III, su sueño es trabajar en el mundo audiovisual, a través de #MásSueñosMenosLímites ha conseguido realizar prácticas dentro del propio proyecto, montando los videocurriculums y espera un contrato en el próximo año.

José Miguel en su puesto de trabajo en Urbaser. Foto: Grupo AMÁS

José Miguel en su puesto de trabajo en Urbaser. Foto: Grupo AMÁS

Jose Miguel. El sueño de Jose Miguel era trabajar en algo que le permitiera tener compañeros/as y estar al aire libre. Desde hace 5 meses trabaja como operario en Urbaser y gracias a ello vive de manera autónoma compartiendo piso.

Ramona con sus compañeras en un evento. Foto: Grupo AMÁS

Ramona con sus compañeras en un evento. Foto: Grupo AMÁS

Ramona: Ramona siempre quiso trabajar, pero nunca estuvo en los procesos de selección naturales por algunos problemas médicos. Su gran pasión es el arte, sobre todo después de participar en un proyecto en el Thyssen le ha llevado a trabajar ya en varias ocasiones, una de ellas como azafata en un proyecto de accesibilidad en museos. Está a la espera de más oportunidades.

Santi Male en el Proyecto Gastronomix. Foto: Grupo AMÁS

Santi Male en el Proyecto Gastronomix. Foto: Grupo AMÁS

Santi Male: Su sueño siempre fue ser repostero, desde hace un mes y como único seleccionado con discapacidad participa en una formación homologada dentro el Proyecto Gastronomix.

Ana Isabel realizando prácticas en el Colegio Andel. Foto: Grupo AMÁS

Ana Isabel realizando prácticas en el Colegio Andel. Foto: Grupo AMÁS

Ana Isabel: Tras su paso por la Escuela de Formación Másymenos (Grupo AMÁS), su sueños  y  competencias siempre han estado orientados hacia trabajar en un comedor. Su demanda permitió que ambos proyectos, Escuela Másymenos y #MásSueñosMenosLímites, establecieran sinergias y consiguieran unas prácticas en el comedor del Colegio Andel con opción a contrato.

Carlos y Bea en el taller de ArtNomada. Foto: Grupo AMÁS

Carlos y Bea en el taller de ArtNomada. Foto: Grupo AMÁS

Carlos y Bea: Carlos no ha tenido aún ninguna oportunidad laboral, Bea ha tenido varias y a ambos les gusta formar a otras personas en las disciplinas en las que destacan personalmente. Carlos en el dibujo y Bea en la cerámica. Gracias al taller que impartió ArtNomada para Airbus en Grupo AMAS, ambos fueron contratados como ayudantes de taller.

David: Su sueño siempre ha estado enfocado al deporte, gracias al gimnasio BeOne de Leganés ha realizado prácticas como auxiliar de clase.

 

Oportunidades de vida que han contado con el respaldo del mundo empresarial, un paso imprescindible para lograr la inclusión real, social y laboral de las personas con discapacidad intelectual.

En 2020 Grupo AMÁS seguirá apostando por este concepto que es mucho más que una frase: Más sueños, menos límites. Para tod@s.

Óscar Arroyo, miembro de Comité Ciudadanía. Foto: Grupo AMÁS.

Rompiendo estereotipos: La lucha de personas con diversidad funcional para lograr derechos básicos como el voto, vivienda o educación

Óscar Arroyo, miembro de Comité Ciudadanía. Foto: Grupo AMÁS.

Óscar Arroyo, miembro de Comité Ciudadanía. Foto: Grupo AMÁS.

Hablamos con Óscar Arroyo y Laura Fernández, dos jóvenes con diversidad funcional, miembros de Comité Ciudadanía de Grupo AMÁS. Ambos repasan el largo camino hasta conseguir la modificación de la ley que permite votar a 100.000 personas con discapacidad intelectual y los objetivos que quedan por delante.

 

Laura Fernández y Óscar Arroyo son miembros de Comité Ciudadanía, el órgano de Grupo AMÁS elegido democráticamente por las personas con diversidad funcional de la entidad, son por tanto, sus representantes hasta el año 2020 cuando se convoquen nuevas elecciones.

Los dos han vivido en primera persona la lucha por conseguir la modificación de la ley que impedía ejercer en España el derecho al voto a 100.000 personas con diversidad funcional por una sentencia judicial. Para ello, junto con grupos de representantes y también grupos de autogestores del movimiento asociativo Plena Inclusión, han protagonizado una larga lucha que ha incluido reclamar sus derechos ante los partidos políticos de la Asamblea de Madrid y a nivel nacional, en el Congreso de los Diputados.

Óscar Arroyo en el Congreso de los Diputados reclamando la modificación de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. Foto: Grupo AMÁS.

Óscar Arroyo en el Congreso de los Diputados reclamando la modificación de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. Foto: Grupo AMÁS.

 “Realmente esto me ha enseñado a mirar por otras personas, yo puedo votar, pero he luchado por los derechos de otros muchos, estoy orgulloso de lo que hemos conseguido”, nos dice Óscar Arroyo. Una opinión que comparte su compañera Laura Fernández, quien aporta esta reflexión que puede aplicarse a todos los ciudadanos cuando sienten no ser atendidos por sus representantes políticos: “Hasta ahora no han sabido o no han querido escucharnos, ha sido difícil la escucha y difícil entender, pero lo hemos conseguido después de muchos años peleando”.

A pesar de esta victoria, los dos son conscientes del largo camino que queda por delante para conseguir que leyes, instituciones públicas y privadas, así como la sociedad en general, asuman que las personas con diversidad funcional son ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho.

Derecho a decidir, vivienda, educación, sexualidad y accesibilidad cognitiva.

Laura y Óscar tienen muy claras sus reivindicaciones y su propósito de cambiar el futuro para las personas con diversidad funcional. “A ver si le queda claro a todo el mundo que nosotros también entendemos de política y queremos elegir a nuestros representantes para seguir avanzando en derechos”, dice Óscar Arroyo. Una lucha, que para Laura Fernández es más difícil aún para las mujeres: “Muchas veces nos enfrentamos a una doble discriminación, por ser mujeres con diversidad funcional”.

Para los dos hay muchas cosas que cambiar, como conseguir que las personas con diversidad funcional sean dueños de sus propias vidas. “Hay muchas personas que trabajan pero están en agencias tutelares, para hacer cualquier gasto de su sueldo tienen que pedir permiso y esperar meses una respuesta”, nos cuenta Óscar, “habría que conseguir legalmente que con la ayuda de una persona de apoyo, todo ese colectivo pueda decidir en su vida”, añade Laura.

La vivienda es otra de sus reivindicaciones, reclaman a las administraciones más pisos tutelados, “dicen que no hay dinero, pero hay mucha gente que se gasta el dinero de los demás, malversa…¿y esos no tienen discapacidad?”, se pregunta Óscar Arroyo.

Para Laura es importante también la accesibilidad cognitiva: “Partidos políticos, medios de comunicación, internet, transporte público., programas electorales…tienen que adaptar sus mensajes a Lectura Fácil, es un derecho de todos, no solo de las personas con discapacidad intelectual, hay personas mayores o extranjeros a los que también les cuesta entender muchas cosas”, asegura Laura Fernández.

Una accesibilidad que también reclaman, debe llegar a la educación “nos piden formación”, dice Óscar, “pero luego las Universidades no están adaptadas”.

Miles de barreras a las que este colectivo se enfrenta todos los días, como su derecho a la sexualidad y la vida en pareja: “Me quiero relacionar con chicas que no tienen por qué tener discapacidad, pero muchas veces la gente de mi edad me mira como si fuera un enfermo”, se lamenta Óscar. Una discriminación a las que a veces se une la sobreprotección familiar “he tenido pareja y me dejó, mi familia teme que me vuelvan a hacer daño, yo pienso que puedo volver a enamorarme”, dice Laura con una sonrisa.

Son muchos los retos que quedan por delante, pero miles de luchadores como ellos están dispuestos a continuar conquistando derechos. Un camino en el que cuentan con los apoyos de las entidades y el movimiento asociativo: “Queremos dar las gracias a Grupo AMÁS que ha hecho que Comité Ciudadanía sea una realidad; a sus profesionales: Noelia, Luis, Fernando, Maribel; a las empresas que nos contratan y permiten que acudamos a reuniones y a Plena Inclusión que nos ayuda a crecer como personas. A todos, gracias por colaborar para que la personas con diversidad funcional podamos vivir un poco mejor”.

El agradecimiento debería ser de toda la sociedad a su ejemplo de dignidad y defensa de derechos que nos afectan a tod@s.

Ismael Carrillo, Director General de Atención a Personas, en la V Jornada de Red Ética de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

V Jornada de Red Ética de Grupo AMÁS: Construyendo una sociedad justa y solidaria

Ismael Carrillo, Director General de Atención a Personas, en la V Jornada de Red Ética de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Ismael Carrillo, Director General de Atención a Personas, en la V Jornada de Red Ética de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

 

Grupo AMÁS ha celebrado en la Residencia Parque Coimbra de Móstoles, su V Jornada de Red Ética. Un espacio de compromiso y aprendizaje en el que los Observatorios de Ocupacionales, Infancia, Empleo y Vivienda han expuesto sus avances y nuevos retos en algo tan sencillo y complicado, como es la ética con las personas con discapacidad intelectual y sus familias.

 

Personas con discapacidad intelectual, familias, profesionales y los presidentes de las asociaciones que forman Grupo AMÁS: Afandem, Adfypse, Club Amigos y Aspandi, todos y todas han asistido a este foro clave en la Misión de la entidad: La V Jornada de Red Ética.

Un encuentro que ha abierto Ismael Carrillo, Director General de Atención a Personas de Grupo AMÁS, destacando una premisa: “Pensemos en global y actuemos en local”, haciendo referencia a la necesidad de construir desde dentro de las organizaciones una sociedad justa y solidaria para las personas con discapacidad intelectual, tal y como recoge la propia Misión de la entidad.

“La causa de las personas con discapacidad intelectual, tiene que ser la causa de toda la sociedad”, ha dicho Carrillo, “los derechos humanos son transversales, mujeres, inmigrantes, desempleados…hay personas con discapacidad intelectual en todos los colectivos y solo con valores éticos se puede construir una sociedad igualitaria y justa”.

Un objetivo que comparten los profesionales de Grupo AMÁS en su labor diaria, haciendo y construyendo ética en todos los aspectos de la vida de las personas con discapacidad intelectual y sus familias, desde los primeros años de vida, su día a día, o su derecho al empleo y vivienda dignos. Avances y retos que han quedado patentes a través de los distintos Observatorios de Ética de la entidad.

“Los detectives de la ética” en el Observatorio de Ocupacionales.

El objetivo de esta original iniciativa es empoderar a las personas con discapacidad intelectual para que sean ell@s mismos quienes denuncien y adviertan comportamientos poco éticos. Para ello se ha formado a este grupo de “Detectives de la ética”, hombres y mujeres con discapacidad intelectual que se enfrentan diariamente a situaciones de discriminación en sus actividades de ocio, cultura, relaciones personales…

"Los detectives de la ética"de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

“Los detectives de la ética”de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Ellos y ellas son los encargados de hacer registros puntuales de circunstancias que son claros atentados contra sus derechos, como que la gente se cuele delante de ellos cuando hacen una fila, que no se les permita pasar a un establecimiento o que se les pregunte en un bar si llevan dinero cuando entran por la puerta, algo impensable para los ciudadanos en general.

Denunciar estas faltas de ética es obligación de una sociedad sana y en ello está contribuyendo el Observatorio de Ocupacionales de Grupo AMÁS, desde enero se hacen registros con fechas, lugares, situaciones y testigos.

Y como una imagen vale más que mil palabras, el grupo de “Detectives de la ética” realiza un corto recreando cada situación vejatoria para formar y empoderar en valores éticos a otras personas con o sin discapacidad intelectual, porque esta es una asignatura pendiente de toda la ciudadanía.

Recetas éticas en Atención Temprana.

El Observatorio de Infancia también ha presentado sus conclusiones a través de una recreación culinaria. Los profesionales de esta área han realizado un exhaustivo análisis de las situaciones éticas que se dan en los centros de Atención Temprana desde que llegan las familias con sus pequeños, como son acogidos, valoraciones, tratamientos, comunicación, relación con los profesionales, horarios, etc.

Recetas éticas en el Observatorio de Infancia. Foto: Grupo AMÁS.

Recetas éticas en el Observatorio de Infancia. Foto: Grupo AMÁS.

Las conclusiones se resumen en dos “recetas” cocinadas con todos estos ingredientes que buscan mejorar los valores éticos en el área de Infancia: El primer plato es una lista de criterios imparciales para atender las demandas de algunas familias respecto a cambios de horarios en los tratamientos de sus hijos.

El segundo hace referencia a la reivindicación de lista de espera cero en el acceso a los Centros de Atención Temprana, una demanda que debe solucionar la Comunidad de Madrid con mayores dotaciones presupuestarias, pero que desde Grupo AMÁS se intenta paliar a través del Programa Primeros Pasos Juntos. Una iniciativa que se financia a través de la propia entidad, familias y empresas.

Programa Primeros Pasos Juntos del Centro de Atención Temprana. Foto: Grupo AMÁS.

Programa Primeros Pasos Juntos del Centro de Atención Temprana. Foto: Grupo AMÁS.

Es una necesidad ética para todos esos padres y madres que ante el problema de su hijo o hija pueden acceder a los tratamientos que necesitan, pero que solo es posible con la solidaridad de todos. Por esa razón, se ha elaborado una sencilla historia visual para sensibilizar a familias, ciudadanos, entidades y empresas y buscar ayudas financieras que no condenen a niños y niñas con discapacidad intelectual o de desarrollo a una vida sin oportunidades.

Observatorios de Empleo y Vivienda.

Ambos aspectos son básicos en la vida de las personas con discapacidad intelectual, por esta razón se han elaborado documentos de compromiso ético para ser firmados por los profesionales de estas áreas en Grupo AMÁS. Incluyen buenas prácticas, lenguajes adecuados, incentivo del desarrollo laboral y personal de las personas con discapacidad intelectual, etc.

V Jornada Red Ética de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

V Jornada Red Ética de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

En el área de Vivienda, además se han elaborado encuestas sobre temas como los horarios, comidas, respiros, intimidad, etc, incluyendo buzones en todos los centros para que, tanto personas con discapacidad intelectual, como familias, puedan incluir sus demandas y opiniones.

En definitiva, la V Jornada de Red Ética de Grupo AMÁS no da nada por cerrado, la única premisa y mandato y seguir avanzando, auto exigiendo cada vez más en este tema tan sencillo y tan complicado que es la ÉTICA, como valor universal e inherente a todos los seres humanos sin diferencias.

Equipo de trabajo de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Trabajar en red, la fórmula de Grupo AMÁS para multiplicar los impactos positivos

Equipo de trabajo de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Equipo de trabajo de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Cerca de 30 personas de Grupo AMÁS participan de manera activa en grupos de trabajo, comisiones, equipos y observatorios de Plena Inclusión Madrid.

Esta fórmula de acción es la manera efectiva de Grupo AMÁS de manifestar la vocación de la entidad del trabajo en red y en favor de una misma MISIÓN: mejorar la calidad de vida de cada persona con discapacidad y su familia. Con ello, el objetivo es contribuir a la creación de una sociedad más justa y solidaria, siendo conscientes de que “juntos somos más fuertes” y podemos llegar más lejos en el cumplimiento de la misión.

Cada seis meses, este grupo de profesionales de Grupo AMÁS, formado por cerca de treinta personas, se reúne para revisar la marcha del trabajo de cada uno de los grupos donde participamos y hacer propuestas para que puedan ser tenidas en consideración por el resto de participantes y escuchar también las ideas de los demás para enriquecernos.

La conclusión más destacada de este encuentro, ha sido  la unanimidad de todos los participantes en torno a la idea de que estos foros, con el reto de entidades de Madrid, sirvan para impulsar de manera más decidida acciones que ayuden a lograr los objetivos del Plan Estratégico de Plena Inclusión Madrid hasta el 2020.

Plena Inclusión Madrid cumple en 2018 40 años y Grupo AMÁS, a través de su asociación AFANDEM, han sido socios fundadores de este movimiento social.  Cuatro décadas después seguimos comprometidos en construir un cambio social junto a otras entidades, con el anhelo de afinar de manera práctica resultados coherentes con nuestra misión compartida.

Que por nuestra presencia y trabajo no quede.

 

Boda de Virginia y José Manuel en la Residencia Parque Coimbra de Móstoles. Foto: Grupo AMÁS.

La boda de Virginia y José Manuel: Historia de un “Sí, quiero” al derecho de las personas con discapacidad intelectual a decidir sobre sus vidas

Boda de Virginia y José Manuel en la Residencia Parque Coimbra de Móstoles. Foto: Grupo AMÁS.

Boda de Virginia y José Manuel en la Residencia Parque Coimbra de Móstoles. Foto: Grupo AMÁS.

 

 

Para Grupo AMÁS, el enlace de esta pareja es “la boda del año”, celebrada el 15 de septiembre en la Residencia Parque Coimbra de la entidad, es un símbolo de lucha y apoyo para que las personas con discapacidad intelectual sean los protagonistas de sus vidas.

 

Para la mayor parte de las parejas, casarse es una opción personal que realizan cuando los dos cónyuges así lo han decidido. Pero Virginia y José Manuel son dos personas con discapacidad intelectual, para ellos conseguir llegar al altar ha sido una historia de lucha y superación de obstáculos que ha culminado en esta boda histórica, en la que por fin, una pareja con discapacidad intelectual ha podido cumplir su sueño. Una larga batalla en la que han contado con el apoyo, la implicación personal y la lucha de muchos profesionales de Grupo AMÁS que cada día se implican en lograr que las personas con discapacidad cumplan sus objetivos vitales, y en este caso, era ni más ni menos que el AMOR, con mayúsculas, de dos personas: Virginia y José Manuel.

Un ejemplo a seguir para muchas parejas que están en su situación.

“Todo ha sido maravilloso, un cuento de hadas”, dice José Manuel, un novio coqueto que no quiere confesar su edad, su mujer Virginia, de 48 años, nos cuenta que “en algunos momentos, estuve a punto de tirar la toalla, todo eran problemas legales y con las familias”.

Virginia y José Manuel abriendo más regalos por su boda. Foto: Grupo AMÁS.

Virginia y José Manuel abriendo más regalos por su boda. Foto: Grupo AMÁS.

Unos días después del enlace, la pareja sigue recibiendo regalos de boda y ahora, más tranquilos, recuerdan el tremendo camino que han tenido que recorrer, enfrentándose al sistema legal por su incapacidad intelectual y a unas familias, que al final han comprendido que son personas adultas y que ante todo, como cualquier ser humano, tienen el derecho a perseguir la felicidad y a acertar o equivocarse por el camino.

La pareja lleva conviviendo en la misma habitación de la Residencia Parque Coimbra desde hace dos años, pero querían dar un paso más, así que en 2016 comenzaron los trámites “le pedí ayuda a Cristina López, trabajadora social de Grupo AMÁS, ella ha estado constantemente pendiente de todos los trámites legales”, recuerda Virginia. Lo primero fue una valoración legal para poder casarse, ante la negativa, el siguiente paso ha sido optar por un plan alternativo: Un acto de convivencia en el que ambos han dado fe de su deseo y compromiso de vivir juntos.

Profesionales de Grupo AMÁS con Virginia y José Manuel. Foto: Grupo AMÁS.

Profesionales de Grupo AMÁS con Virginia y José Manuel. Foto: Grupo AMÁS.

Para llegar a esto han sido muchos los profesionales implicados, desde trabajadores sociales, personas de apoyo, educadores, tutores…imposible nombrarles a todos, entre ellos  Cristina López, Elisabeth Merino, Juan Carlos García, Victoria Peinador, Beatriz Manzano y tantos profesionales de la Residencia Parque Coimbra que han puesto su ilusión, dedicación y trabajo sin mirar horarios  para lograr un sueño que hoy ya es una realidad.

Una boda llena de detalles elegidos por los novios.

Desde las invitaciones, decoración de la ceremonia, las mesas, el menú y por supuesto los trajes de novios, todo ha sido realizado siguiendo las instrucciones de Virginia y José Manuel. Para ello los jardines de la Residencia Parque Coimbra de Grupo AMÁS se engalanaron para celebrar la ceremonia que fue oficiada por Juan Carlos Garcia, profesional de la entidad que fue director del centro en el momento en que se gestó esta historia de amor.

Jardín de la Residencia Parque Coimbra engalanada para la ceremonia. Foto: Grupo AMÁS.

Jardín de la Residencia Parque Coimbra engalanada para la ceremonia. Foto: Grupo AMÁS.

El menú, servido por AMÁS Antojo, el servicio de catering de la entidad, que también emplea a personas con discapacidad intelectual, fue un ejemplo de calidad y elegancia. En definitiva una boda por todo lo alto, a la que no faltaron familia y amigos, ni tampoco la despedida de solteros, ni las bromas a los recién casados.

Primer paseo de casados. Foto: Grupo AMÁS.

Primer paseo de casados. Foto: Grupo AMÁS.

Posteriormente los novios emprendieron una pequeña luna de miel de fin de semana a una localidad de Ávila, en la que fueron acompañados por dos personas de apoyo, profesionales de Grupo AMÁS,  elegidos por ellos.

El empoderamiento de las personas con discapacidad intelectual.

Virginia forma parte de Comité Ciudadanía de Grupo AMÁS, un órgano formado por personas con discapacidad intelectual que luchan por sus derechos en todos los terrenos, apoyados por profesionales de la entidad.

Reciben información muy valiosa que a Virginia le ha ayudado a empoderarse, a ser consciente de sus derechos y a ejercerlos, desde el conocimiento también de sus obligaciones. Ahora anima a todas las personas con discapacidad intelectual a luchar por sus sueños: “Yo les diría que luchen, que no tiren la toalla y a los demás, que nos den una oportunidad, las familias no deben impedir la ilusión y la vida de otras personas. Esto es lo más importante que me ha pasado, creía que nunca iba a llegar”, concluye Virginia.

Ahora esta pareja tiene un nuevo sueño, convivir juntos en una vivienda adaptada con los apoyos necesarios, “con la ayuda que necesitamos, podemos dirigir nuestra vida”, nos dicen ilusionados.

Algo que va en línea con la filosofía de Grupo AMÁS, expresada en su Plan Estratégico 2017-2020 y que apuesta por las viviendas en la comunidad y el entorno fuera del modelo residencial. “Esto es un trabajo conjunto, entre profesionales, personas de apoyo, familias y organismos públicos -dice  la educadora Elisabeth Merino- Si obtienen los apoyos que necesitan, ya no hay discapacidad”.

Banquete de boda de Virginia y José Manuel. Foto: Grupo AMÁS.

Banquete de boda de Virginia y José Manuel. Foto: Grupo AMÁS.

Virginia y José Manuel emprenden una nueva vida con la ilusión de un sueño conseguido, pero aún quedan muchos por cumplir, el primero es que una boda entre dos personas adultas no sea una noticia a destacar.

En ese camino sigue Grupo AMÁS, en la inclusión de todos los ciudadanos y ciudadanas sin diferencias por sus capacidades, un objetivo lleno de obstáculos, pero también de ilusiones, porque como dice Elisabeth, una de sus profesionales: “No en todos los trabajos puedes perseguir el sueño de alguien”.

Usuarios, familias y profesionales de Grupo AMÁS adaptan a lectura fácil el régimen interno de sus Centros Ocupacionales. Foto: Grupo AMÁS.

Usuarios, familias y profesionales de Grupo AMÁS adaptan a Lectura Fácil el régimen interno de sus Centros Ocupacionales

Usuarios, familias y profesionales de Grupo AMÁS adaptan a lectura fácil el régimen interno de sus Centros Ocupacionales. Foto: Grupo AMÁS.

Usuarios, familias y profesionales de Grupo AMÁS adaptan a lectura fácil el régimen interno de sus Centros Ocupacionales. Foto: Grupo AMÁS.

 

La entidad es una de las pocas de España que ha aplicado esta medida de información inclusiva, en el proceso han colaborado personas con discapacidad, familias y profesionales.

 

Conocer los derechos y deberes, tanto de las personas con discapacidad, como de sus familias, las normas de funcionamiento y convivencia del Centro Ocupacional y las sanciones que pueden aplicarse. Es, a grandes rasgos, el contenido de este texto escrito en lectura fácil que protege el derecho a la información de los protagonistas de Grupo AMÁS: las personas con discapacidad intelectual.

De esta forma, el régimen interno de los Centros Ocupacionales de la entidad ya es accesible a todo el mundo, sin excepción. Las usuarias y usuarios contarán con un ejemplar de forma individual, además de que estará expuesto en cada centro de Grupo AMÁS, acompañado de posters que resumen todos los puntos.

Información accesible en Lectura Fácil.

 

Esta iniciativa se produce tras la petición de los miembros de uno de los Consejos de Centro, integrado por personas con discapacidad y familias, tras detectar que algunos usuarios y usuarias no conocían las normas, así como sus derechos y deberes en los Centros Ocupacionales de Grupo AMÁS.

En el proceso, que comenzó en marzo de 2016, han participado tres familiares, dos personas con discapacidad y seis profesionales de la entidad. Posteriormente los textos han sido validados en Lectura Fácil por usuarios y usuarias de Grupo AMÁS que han recibido formación en este área.

El texto completo del reglamento adaptado puede consultarse pinchando sobre este enlace.

Derechos y deberes de personas con discapacidad y sus familias.

En el reglamento adaptado a Lectura Fácil, se explican de forma clara derechos fundamentales de las personas con discapacidad como por ejemplo, solicitar una plaza en un centro, no ser discriminado por raza, sexo, religión o cualquier otra causa, derecho a la intimidad, a tener un proyecto personal, participar y opinar en el funcionamiento del centro, presentar reclamaciones o sugerencias…

En el capítulo de deberes se desgranan aspectos como la obligatoriedad de cumplir las normas del centro, respetar a trabajadores y materiales, convivir, pagar el precio de la plaza y de las actividades realizadas…

Igualmente se explican los derechos y los deberes de los familiares, por poner algún ejemplo, ser escuchado en las quejas, participar en los Consejos de Centro o la obligación de colaborar con los profesionales en la mejora de la calidad de vida de su familiar, asistiendo a entrevistas o reuniones e informando de los datos sociales, médicos o psicológicos.

Lectura Fácil: un sistema de comunicación accesible.

Grupo AMÁS apuesta por este sistema que protege el derecho a la información de amplios colectivos, no solo de personas con discapacidad intelectual. Hablamos de ciudadanos de la tercera edad, personas que tienen dificultades de comprensión lectora, extranjeros que no conocen bien el idioma…

El método tiene una serie de normas de redacción y puede apoyarse por pictogramas o dibujos que ayudan por medio de asociación de ideas, a comprender mejor el contenido del texto.

Desde Grupo AMÁS se apoya este mecanismo de cultura e información inclusiva a través del proyecto AMÁS Fácil en el que se ha formado a personas con discapacidad intelectual como validadores en Lectura Fácil.

Una posible salida profesional que ya ha obtenido excelentes resultados, realizando trabajos como la publicación de “El amor es demasiado complicado” de Andrés Guerrero ( editorial Loqueleo, Santillana). Además de otros trabajos, el Ayuntamiento de Leganés prepara un plan de accesibilidad cognitiva, en el que colaboran los validadores de Grupo AMÁS.

La adaptación a Lectura Fácil del régimen interno de los Centros Ocupacionales de la entidad, es solo uno de los avances en el largo camino que queda por recorrer para garantizar el derecho a la información de muchas personas, a las que ahora se les niega.

Ayudar en este proceso en busca de una sociedad más justa y solidaria está en manos de todos nosotros. A través de las donaciones que Grupo AMÁS recibe, financia proyectos inclusivos como éste, que solo son posible por la generosidad y solidaridad de muchas personas. Unirse a esta cadena de valor es tan sencillo como pinchar sobre este enlace y dejar un pequeño grano de arena que, entre todos, puede convertirse en una montaña.