Eva de la Guía en su puesto de trabajo. Foto: Grupo AMÁS

“Soy Eva”: Con apoyos todo es posible

Eva de la Guía en su puesto de trabajo. Foto: Grupo AMÁS

Eva de la Guía en su puesto de trabajo. Foto: Grupo AMÁS

Esta es la historia de Eva de la Guía y sus padres, Paqui y José María. La familia hoy mira el futuro con más tranquilidad gracias al trabajo e independencia de su hija, un resultado conseguido por los profesionales de Grupo AMÁS en el Centro Ocupacional Sufragio de Leganés. La conclusión es que con los apoyos necesarios es posible mejorar la vida de las personas con diversidad funcional.

“Tenía muchas ganas de trabajar, ahora soy más independiente, estoy más contenta y mis padres también. Ahora mi madre canta”, así describe Eva de la Guía el cambio de vida que ha experimentado en el Centro Ocupacional Sufragio de Leganés, actualmente gestionado por Grupo AMÁS.

Eva lleva en este centro 14 años, desde hace dos tienen un contrato indefinido como ordenanza en el centro, gana su propio dinero, gestiona su ocio, su formación y las actividades que más le interesan. En definitiva, tiene la vida de una mujer como cualquier otra, a día de hoy prácticamente no necesita apoyos.

Eva con sus padres: Paqui y José María. Foto: Grupo AMÁS.

Eva con sus padres: Paqui y José María. Foto: Grupo AMÁS.

Para sus padres, Paqui y José María, confiar en los profesionales de Grupo AMÁS ha sido sin duda la mejor decisión: “Yo veo que mi hija va saliendo adelante, eso me hace muy feliz”, dice Paqui; “El trabajo de Grupo AMÁS ha sido excepcional, estoy más tranquilo respecto a su futuro, cuando nosotros no estemos podrá salir adelante”, apunta José María.

Un camino que ha estado sembrado de docenas de profesionales de la entidad que trabajan en red siempre con acciones y apoyos personalizados, porque cada persona es distinta y sus necesidades también lo son.

Y así nos lo cuentan sus protagonistas:

La labor de los profesionales de Grupo AMÁS.

Cuando Mercedes Martín, técnico de Integración Social de Grupo AMÁS, conoció a Eva hace 10 años, era una chica muy tímida que apenas hablaba. “Poco a poco fui ganándome su confianza y consiguiendo avances”.

Mercedes es además, Coordinadora de Apoyos en el Centro Ocupacional Sufragio de Leganés y la encargada del plan personal de Eva, denominado ORP (Orientación a Resultados Personales). Eva manifestó su deseo de trabajar y se pusieron en marcha los engranajes de Grupo AMÁS. “Lo primero que hicimos fue hablar con los padres de Eva que enseguida comprendieron que era beneficioso para su hija, así que la Red de Apoyos de Grupo AMÁS comenzó a funcionar dentro y fuera del Centro Ocupacional”, recuerda Mercedes.

Mercedes Martín, profesional de Grupo AMÁS, con Eva de la Guía y sus padres. Foto: Grupo AMÁS.

Mercedes Martín, profesional de Grupo AMÁS, con Eva de la Guía y sus padres. Foto: Grupo AMÁS.

“Primero hice un curso de ordenanza en Dymai (el Centro Especial de Empleo de Grupo AMÁS), luego prácticas en distintos centros e incluso en una empresa ordinaria, en 2016 me contrataron aquí en Sufragio”, nos dice Eva de la Guía.

Para lograrlo Eva ha contado con innumerables apoyos: “Laura, Mónica, Almudena, Raquel…son personas de la Red de Empleo que me han ayudado, me acompañaban a las entrevistas de trabajo y me apoyaban si tenía dudas”.

El modelo de Grupo AMÁS centrado en cada persona supone la implicación de tod@s los profesionales, gracias a este compromiso y las reuniones de equipo que se realizan en cada centro, tod@s l@s trabajadores hacen aportaciones en beneficio de las personas.

Es el caso de Juan Ramón Delgado, maestro de taller en el Centro Ocupacional Sufragio, “aquí lo más importante son las 60 personas que están en el centro y sus vidas”, nos dice este profesional.

Por esta razón, cuando Juan Ramón supo en una reunión de equipo los avances de Eva se ofreció a buscar para ella prácticas laborales en una empresa ordinaria llamada “Ofeire”. Su implicación supuso un paso de gigante: la auténtica inclusión laboral. “Estuvo unos meses y esto le sirvió para reforzar su responsabilidad, yo siempre he abogado por la calidad de vida y a Eva trabajar fuera del entorno de la discapacidad le ayudó a coger alas”.

Juan Ramón Delgado, profesional de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Juan Ramón Delgado, profesional de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Desde 2016 Eva tiene un contrato como recepcionista en el Centro Ocupacional Sufragio, “tengo que agradecer a Sergio Aguinaga, el director, su confianza en mí”, dice Eva, que describe así las funciones que realiza en su jornada laboral: “Paso lista, pido la comida, fotocopio, imprimo, clasifico, encuaderno, escaneo, cojo llamadas, recibo a las personas…”

Su vida ha cambiado tanto que Eva no se plantea dejar de trabajar y perder la independencia que ha conquistado: “Para mí sería un fracaso, sería destrozarme la vida”.

Inclusión laboral y social.

Tener un trabajo, ingresos económicos e independencia ha animado a Eva a participar cada vez más en actividades formativas y de ocio en su entorno.

Así, asiste a sesiones de logopedia para mejorar su dicción y desenvolverse mejor en el trabajo, en el Centro Cultural Rigobertá Menchú de Leganés, va con amigas a clases de patchwork y costura, además de estar aprendiendo cocina y encuadernación. Por supuesto Eva disfruta de su tiempo de ocio saliendo con amigos y amigas de su edad, “En el Metro, ahora la que me pierdo soy yo, es mi hija la que me indica”, nos dice orgullosa su madre, Paqui.

Eva va abriendo cada vez más sus capacidades y tomando decisiones sobre su propia vida como nos cuenta Mercedes: “En enero me ha sorprendido, me ha dicho que quiere ir al gimnasio, ahora se lo está pensando, la decisión la tomará ella”.

Eva en su puesto de trabajo del Centro Ocupacional Sufragio en Leganés. Foto: Grupo AMÁS.

Eva en su puesto de trabajo del Centro Ocupacional Sufragio en Leganés. Foto: Grupo AMÁS.

Eva tiene el mando su futuro, cuando le preguntamos sobre sus planes tiene claro que a corto plazo quiere seguir aprendiendo y disfrutando “de momento no tengo planes de tener pareja”, nos dice sonriendo.

Sus padres, José María y Paqui también sonríen al futuro “hemos notado una gran diferencia, ahora nuestra hija es más feliz y nosotros también”. Y toda esta historia es el resultado de muchas sumas: la de una familia que ha comprendido que los entornos cerrados y estrictamente protegidos no benefician a las personas con diversidad funcional, más el trabajo de profesionales comprometidos, más la experiencia de una entidad como Grupo AMÁS que dispone de los recursos y apoyos necesarios para conseguir mejorar la calidad de vida y la conquista de derechos de las personas con discapacidad intelectual.

Y por supuesto, a personas como Eva, una luchadora que lejos de tirar la toalla ha demostrado que lograr sueños es posible.