Proyecto “Impress 3D”: Tecnología hecha por y para personas con discapacidad intelectual

Formación en diseño e impresión 3D, proyecto “Impress 3D”. Foto: Grupo AMÁS

Formación en diseño e impresión 3D, proyecto “Impress 3D”. Foto: Grupo AMÁS

El proyecto de Grupo AMÁS ha resultado finalista en la VI Convocatoria de Ayudas a Proyectos Inclusivos que organiza Fundación Universia con el apoyo de Fundación Konecta y el Banco Santander. Las entidades ganadoras de los premios recibirán ayudas de 50.000 euros en un acto que se celebrará en el mes de enero de 2018.

 

Un total de 50 entidades de toda España han resultado finalistas de entre las 232 asociaciones, fundaciones y universidades que han presentado sus proyectos en la VI Convocatoria de Ayudas a Proyectos Inclusivos de  Fundación Universia y Fundación Konecta. Entre los seleccionados figura “Impress 3D”, un proyecto de la Fundación AMÁS Social, perteneciente a Grupo AMÁS, que busca la formación, inclusión laboral y mejora en la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual y TEA (trastornos de espectro autista), dentro del ámbito de las nuevas tecnologías.

“Impress 3D”: Diseñando el futuro en tres dimensiones, formación, profesionalización y mejora en la calidad de vida.

Este innovador proyecto se basa en la idea del diseño en robótica en impresoras 3D realizado por y para personas con discapacidad intelectual y TEA, de forma que se alcanzan tres objetivos: Formación, profesionalización y soluciones adaptadas de forma individual a las necesidades de cada persona.

Formación en diseño e impresión 3D . Foto: Grupo AMÁS

Formación en diseño e impresión 3D . Foto: Grupo AMÁS

Para ello, personas con discapacidad intelectual interesadas en nuevas tecnologías están recibiendo formación en diseño e impresión 3D realizada por empresas especializadas del sector de forma inclusiva, junto con alumnos con y sin discapacidad.

Están colaborando en este proyecto entidades como la Asociación Makespace y la Universidad Carlos III de Madrid que ofrece las instalaciones de su parque tecnológico, teniendo así un papel fundamental en este proceso transformador social y profesional. Además, el proyecto cuenta con profesionales de Grupo AMÁS expertos en materia de accesibilidad y tecnología que adaptan todo el material formativo y profesional para que sea totalmente comprensible para las personas que lo están realizando. Por último, un técnico informático que presta apoyo en el proceso de formación, diseño e impresión 3D.

Desde cucharas con mango curvo hasta sillas de ruedas adaptadas.

Las personas con discapacidad intelectual y TEA formadas en diseño e impresión 3D atienden y confeccionan productos de apoyo personalizados que benefician a otras personas con diversidad funcional.

De esta forma, pasan a ser de “usuarios de un taller ocupacional” a constituirse como “colectivo profesional Impress3D”, potenciando la incorporación de personas con grandes habilidades tecnológicas que no ven desarrollados sus potenciales en sus centros ordinarios de trabajo.

Diseño de piezas para tecnología 3D. Foto: Grupo AMÁS.

Diseño de piezas para tecnología 3D. Foto: Grupo AMÁS.

Y los ejemplos son muchos y sorprendentes, personas con discapacidad intelectual y TEA, están diseñando piezas que crean en impresoras 3D , suponen auténticos ejemplos de I+D (Investigación y Desarrollo). Diseños que obedecen a las peticiones de usuarios para mejorar su calidad de vida, como mangos curvos para cucharas que facilitan la alimentación a personas con dificultades motoras, joystick más accesibles y grandes para manejar sillas de ruedas con más comodidad. Incluso se están creando mecanismos aún inexistentes que requieren de innovación, como adaptadores de muletas para personas con movilidad reducida que también utilizan sillas de ruedas.

Un trabajo tecnológico en diseño e impresión 3D que ya es una realidad.

Incorporación al mercado laboral de profesionales tecnológicos con discapacidad intelectual.

Este es el objetivo final del proyecto “ Impress3D”, lograr que las empresas del sector valoren a profesionales con discapacidad intelectual y TEA como profesionales en diseño e impresión 3D, especializados en proyectos que ayudan a la accesibilidad física y cognitiva de hombres y mujeres, con o sin discapacidad intelectual.

Como primer paso para esta inclusión laboral, Fundación AMÁS Social (Grupo AMÁS) tiene prevista la contratación directa de profesionales de estas características que atenderán las necesidades de las 1.500 personas con diversidad funcional que forman parte de la entidad, diseñando e imprimiendo los productos de apoyo que requieran sus necesidades específicas.

Ahora el gran reto es concienciar a empresas tecnológicas de que obviar a estos profesionales con discapacidad intelectual, es cerrar los ojos a un futuro en el que las soluciones de los diseños en 3D van a suponer la mejora de la calidad de vida muchas personas, y nada mejor que contar con trabajadores especializados, que conocen las necesidades desde dentro, para ofrecer los mejores resultados.

Sin duda la selección del proyecto “Impress3D” en la VI Convocatoria de Ayudas a Proyectos Inclusivos que organiza Fundación Universia y Fundación Konecta, es un paso decisivo para dar visibilidad a tantas personas con discapacidad intelectual y TEA que pueden aportar a toda la sociedad un futuro mejor.