Los beneficios de las terapias con caballos y aves rapaces: mejoras físicas y psicológicas

Usuario de Grupo AMÁS durante la demostración de la terapia con aves rapaces. Foto: Grupo AMÁS.

Usuario de Grupo AMÁS durante la demostración de la terapia con aves rapaces. Foto: Grupo AMÁS.

 

Usuarios de Grupo AMÁS han asistido a la presentación de una nueva terapia con aves rapaces, tras el convenio alcanzado entre la Fundación Alma Tecnológica y la Asociación TEANIMA.

El presidente de la Fundación Alma Tecnológica, Nicolás Redondo Terreros y la presidenta de la asociación TEANIMA, Maria Sol Fernández, han firmado un convenio para impulsar las terapias ecuestres y con aves rapaces, de forma que sean más accesibles a las personas a las que van dirigidas: aquellas que sufren alteraciones a nivel psíquico, cognitivo, emocional, comunicativo, social y lingüístico.

Un acto de presentación al que ha acudido un numeroso grupo de usuarios de Grupo AMÁS, procedentes de diferentes centros. La entidad colabora con la asociación TEANIMA desde septiembre de 2015, aunque se realiza terapia ecuestre desde el año 2010. En la actualidad participan en esta actividad 10 grupos formados por entre seis y siete personas que proceden de los distintos centros ocupacionales del Grupo AMÁS. Las terapias se realizan en las instalaciones de Venta La Rubia en Alcorcón, con una periodicidad que suele oscilar entre una y dos veces al mes.

Terapia equina. Foto: Grupo AMÁS.

Terapia equina. Foto: Grupo AMÁS.

Bienestar emocional, físico y desarrollo personal.

En todo este tiempo los profesionales de Grupo AMÁS han comprobado los beneficios de la terapia equina. Los participantes acuden con el apoyo del personal de apoyo del centro en vehículos de Grupo AMÁS. Durante la actividad trabajan además, con técnicos especialistas como terapeutas, psicólogos, fisioterapeutas y voluntarios.

Usuaria de Grupo AMÁS realizando terapia equina. Foto: Grupo AMÁS.

Usuaria de Grupo AMÁS realizando terapia equina. Foto: Grupo AMÁS.

En cada sesión se realizan distintas actividades desde monta, contacto con el caballo, higiene, cepillado o alimentación entre otras materias. Terapias a las que ahora se pueden unir las realizadas con aves rapaces de la mano de la Asociación Naturaleza Activa y que vienen a complementar a las que Grupo AMÁS realiza desde hace tiempo, como la terapia canina y ocasionalmente, con osos marinos.

Los resultados de esta combinación de terapias han sido muy positivos y tienen un impacto claro en las distintas dimensiones de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual. Sara Serrano, directora del Centro Ocupacional Los Pinos de Grupo AMÁS describe así los beneficios que ha observado: “ En el plano del bienestar emocional fortalecen la autoestima y la autoconfianza, son capaces de contar sucesos del pasado que han superado. Además ayuda a lleva r una vida menos sedentaria y el contacto con la naturaleza y los animales les aporta calma, armonía y seguridad.”.

Aspectos positivos que se unen al desarrollo personal y social, ya que se trabaja la atención, concentración y memoria, se mejora el vocabulario y las relaciones sociales. Sin olvidar el bienestar físico de este tipo de terapias, sobre todo la desarrollada con caballos, según Sara Serrano “  mejora el equilibrio la coordinación, la posición postural, la mejoría en la psicomotricidad fina y gruesa, La relajación  de músculos en aquellos que tienen espasticidad, como la mejora del tono muscular en aquellos que tienen hipotonía. Las personas con movilidad reducida encuentran en esta terapia la posibilidad de cambiar el punto de vista, de mirar para arriba a mirar desde arriba y sentir la posibilidad de moverse de forma autónoma.”

¿Qué mejora las terapias animales?.

Los profesionales de Grupo AMÁS tienen una larga lista de ejemplos concretos en los que han observado mejoras importantes. Carolina Santamaría, educadora de la entidad nos pone algunos ejemplos: “Hemos podido observar que al ser  una actividad muy motivadora para ellos, mejora significativamente  el ánimo y el bienestar de las personas que acuden, lo que hace que el resto de los avances se den una manera más natural.  En  algún  caso se ha visto reducida la frecuencia de los ataques epilépticos,  aumento de la atención y concentración, mejoras en la comunicación, mejoras físicas, ausencia de conductas desafiantes etc.., favoreciendo así, su salud y calidad de vida en general.”

Nueva terapia con aves rapaces. Foto: Grupo AMÁS.

Nueva terapia con aves rapaces. Foto: Grupo AMÁS.

Especialmente emocionantes son los casos de personas con movilidad reducida que generalmente depende de otra persona o de una silla de ruedas en los desplazamientos, para ellas, subirse encima del caballo significa todo un cambio vital: pueden dirigir al animal, deciden por si mismos a donde ir.  Es el caso de un usuario de Grupo AMÁS : “Se ha visto un aumento en su confianza, yendo sólo  sobre el caballo, consiguiendo un mayor equilibrio y mayor fuerza en las piernas. Se siente completamente autónomo y mucho más comunicativo. Se le ve feliz encima del caballo”, afirma Carolina Santamaría.

Unas terapias que no están al alcance de todo el mundo.

Desgraciadamente, los estamentos públicos no cubren este tipo de terapias tan beneficiosas, por eso Grupo AMÁS hace esfuerzos constantes para intentar acercar estas actividades al máximo número posible de personas con discapacidad intelectual.

Durante el año pasado, a través de la Asociación TEANIMA se ha conseguido  subvencionar a cuatro personas pertenecientes a Grupo AMÁS, con una situación económica complicada, de tal forma que recibieron sesiones de terapia ecuestre de manera gratuita durante todo el  año  Este año otras tres personas están siendo subvencionadas por otra entidad privada .

Nicolas Redondo Terreros, presidente de la Fundación "Alma Tecnológica" y Mari Sol Fernández, presidenta de la Asociación TEANIMA en la firma del convenio.

Nicolas Redondo Terreros, presidente de la Fundación “Alma Tecnológica” y Mari Sol Fernández, presidenta de la Asociación TEANIMA en la firma del convenio.

Es necesaria una mayor implicación de instituciones públicas y privadas para que  este tipo de terapias estén al alcance de todas las personas que las necesiten. Y en esa dirección la Fundación Alma Tecnológica y la Asociación TEANIMA han firmado un convenio para subvencionar la asistencia de profesionales especializados en estas terapias.

Caballos y aves rapaces, la combinación perfecta.

Mari Sol Fernández, presidenta de la asociación TEANIMA, describe así los beneficios de esta nueva terapia que une a caballos y aves:” Las terapias con caballos y aves rapaces producen mayor motivación, gente que nunca ha participado en ninguna actividad en está reacciona de manera muy colaboradora, los propios monitores se sorprenden de su actitud. Esta motivación hace que se consigan objetivos muy rápidamente. Los animales crean un vínculo entre las personas increíble. Ellos no juzgan, no discriminan, no separan y esto mejora el deseo de participar en actividades grupales, mejorando las interacciones con los demás”.

Usuario de Grupo AMÁS durante la terapia con aves rapaces. Foto: Grupo AMÁS.

Usuario de Grupo AMÁS durante la terapia con aves rapaces. Foto: Grupo AMÁS.

Beneficios que hemos podido comprobar directamente observando a personas con discapacidad acariciando el plumaje de estas aves, apreciando sus vuelos e incluso empuñando un guante de cetrería.

Gracias a la acción solidaria de Fundación Alma Tecnológica, TEANIMA y la empresa Naturaleza Activa, este tipo de terapias pueden aportar beneficios a un mayor número de personas, sobre todo a usuarios de Grupo AMÁS, para los que están contempladas tarifas especiales y reducidas.

Pero el reto sigue estando ahí: lograr que todas las personas que lo necesiten tengan acceso a mejorar su calidad de vida.