Emoción y buen juego en los encuentros de C.D. Leganés AMÁS A y B

C.D. Leganés AMÁS B . Foto: Grupo AMÁS.

C.D. Leganés AMÁS B . Foto: Grupo AMÁS.

 

Sporting de Feddig 1 – C.D. Leganés AMÁS B 2

 

Segunda jornada de la nueva temporada 16/17, y primer partido en campo rival, concretamente jugábamos contra el equipo vecino de la localidad de Getafe. En esta segunda jornada aparecieron los nervios que en la primera no tuvimos, ya que desde el inicio del partido nos costó situarnos en el campo y estar bien colocados.

No se llevaba mucho tiempo transcurrido cuando se palpaba el nerviosismo de los jugadores, tal vez por el hecho de jugar fuera de casa su primer partido, situación que aprovecho el rival para acosar la portería del C.D. Leganés AMÁS B durante gran parte de la primera parte, causando el desánimo de los jugadores al ver como encajaban su primer gol en la liga, obligándoles a remontar un partido que se les ponía cuesta arriba.

Pero una jugada aislada del C.D. Leganés AMÁS B, tuvo un golpe de suerte donde un jugador (Luis) en un intento de pasar a un compañero, acabo por suerte dentro de la portería contraria colocando en el marcador el empate a 1 en la primera parte.

Tras la reanudación de la segunda parte, el equipo parecía otro, con más ánimos y mejor posicionados en el campo. Se vio un partido mucho más disputado, con muchas más ocasiones, y esta vez casi todas eran de nuestro equipo. Hasta que, en una jugada a mediados de la segunda parte, dio sus frutos tanta insistencia, y uno de nuestros jugadores (Alberto) regateo a un contrario en el lado izquierdo del campo, llegó al borde del área y disparó, metiendo la pelota dentro de los tres palos, y colocando el marcador en el 1-2 definitivo.

No obstante, se sigo viendo una gran segunda parte de ambos equipos, en la que el C.D. Leganés AMÁS B se llevó el sabor de la victoria de nuevo, no sin dejar de sufrir, ya que ambos equipos buscaban otro gol que podría significar el empate o la victoria definitiva.

Al final el árbitro pito el final del encuentro, y la alegría lleno a los jugadores del C.D. Leganés AMÁS B que tanto habían luchado por la victoria.

¡ ARRIBA EL CLUB DEPORTIVO LEGANÉS AMÁS B!

CD Leganés Amás A, casi obra la gesta contra CD Mío.

Al igual que hace unas semanas anunció el primer equipo del club pepinero al jugar contra el Barça, el conjunto del Leganés Amás A tampoco podía confiarse en su primera cita liguera. La ironía es evidente, pero la motivación y el compromiso también lo son.

Así fue como el pasado Domingo 23 salieron al campo los chicos del combinado blanquiazul. Enfrente uno de los huesos duros del grupo. Un equipo que acaba de ganar el Campeonato de España y que año tras año se sigue situando en los primeros puestos de la clasificación en la División de Honor madrileña.

C.D. Leganés AMÁS A. Foto: Grupo AMÁS.

C.D. Leganés AMÁS A. Foto: Grupo AMÁS.

En cuanto al partido, hay que decir que el marcador refleja lo cerca que estuvo el conjunto de Butarque de dar la sorpresa en la primera jornada liguera, 5-6 fue el resultado final. Viendo el partido, daba la sensación de que un minuto o dos más y el empate o la victoria local hubieran sido un hecho más que probable. El vendaval blanquiazul que aconteció en los últimos compases del encuentro es digno de elogio. Fue como una lluvia de pepinos a la que el equipo alcarreño respondió mirando el reloj. Pero el inicio fue bien distinto.

Comenzó el partido con un claro tanteo mutuo, duró apenas un par de minutos pero se notó que la liga acaba de comenzar y la soltura en el juego necesitaba unos primeros momentos de aclimatación.

Pero como digo, duro poco, a los 4 minutos un fallo en la defensa Leganense propiciaba el primer gol en contra de la temporada. Un dos contra uno en el que el portero blanquiazul no pudo hacer nada. Los nervios empezaron a apoderarse de los pepineros y el CD Mío, de los mejores equipos cuando se le dan espacios, comenzó a encontrarse muy cómodo en el partido.

Pero fue justo ahí, en ese momento, cuando llegó la réplica por parte del conjunto local; una recuperación de balón y un disparo raso al lado contrario del portero alcalaíno supuso el empate momentáneo. Fue un gol que no reanimo al equipo, por el contrario fue el equipo alcarreño el que volvió a tomar las riendas del partido con un gran despliegue ofensivo. Así fue como llegaron los peores minutos del Leganés en el partido, poco intenso en defensa y con faltas de concentración más que evidentes, el conjunto rosonegro marcó dos goles más en apenas 3 minutos. Fue el preludio del tiempo muerto que el técnico leganense solicitó para reconducir la situación y motivar a sus jugadores. De poco sirvió, poco después de reanudar el partido, volvía a producirse un ataque en superioridad numérica para los alcalaínos y certificaba la mayor ventaja de la primera mitad, 1-4. Con este resultado y con pocas señales de remontada terminaba la primera parte.

Algo debió pasar en el descanso. Una inyección de motivación o un deseo de cobrar cara la victoria a un conjunto acostumbrado a ganar, supusieron el inicio de una casi gesta blanquiazul. Se notó como la presión leganense empezaba a ser intensa en tres cuartos de la pista y que el CD Mío pasaba muchos más apuros para sacar la pelota jugada. Así fue como a pocos minutos de comenzar la segunda parte, llegaba el primero de los goles pepineros. Fue un aviso para el conjunto rosonegro que, lejos de amedrentarse, se empleó a fondo en ataque para lograr dos goles en apenas 5 minutos. Vuelta a la desazón, a un cierto sentimiento de dejadez y a que pase lo que tenga que pasar. En ese tiempo, ciertamente, volvieron los nervios y la falta de intensidad leganense.

Ello motivo que, al igual que en la primera parte, fuera necesario un tiempo muerto. Faltaban 10 minutos para el final y el ánimo estaba realmente tocado. Y fue en ese momento en el que sí que sí se notó un cambio. El CD Leganés Amás A sacó fuerzas de la chistera o yo que sé de dónde y afrontó los minutos finales cual equipo que cree con convicción en la épica. Llegaron dos goles en los siguientes 7 minutos y los nervios e imprecisiones cambiaron de bando. Con mucha más confianza, los balones divididos eran blanquiazules, la presión tenía forma de pepino y los jugadores locales parecían tener el pelo azul cual Mantovani desatado. Pero ya era tarde, el gol que ponía a los de Butarque a uno de sus posibilidades de empate y quién sabe si de victoria llegaba a 30 segundos del final. Esfuerzo final que demuestra que este equipo tiene ganas. Definitivamente, llovieron pepinos en la Cantera.

¡Aupa Lega!

Crónica: Alberto Durán. Coordinador de Programas del Servicio de Ocio de Grupo AMÁS.