El Mural de la Inclusión ya está en la estación de Metro de Chamartín

El Mural de la Inclusión en la estación de Metro de Chamartín. Foto: Grupo AMÁS.

El Mural de la Inclusión en la estación de Metro de Chamartín. Foto: Grupo AMÁS.

Más de 70 personas con discapacidad intelectual, entre ellas miembros de Grupo AMÁS, han pintado una pared de 200 metros cuadrados en la estación del Metro madrileño para concienciar sobre la inclusión social del colectivo. El toque final lo darán los artistas urbanos de Boa Mistura.

Corazones, sonrisas, amaneceres y frases con las que se reclaman derechos. Así se han expresado 11 artistas urbanos de Grupo AMÁS , pertenecientes al Centro Ocupacional Carlos Castilla del Pino. En total ,70 personas con discapacidad intelectual, han decorado un mural de 200 metros cuadrados situado en el vestíbulo de la estación de Metro de Chamartín.

Un artista de Grupo AMÁS pintando El Mural de la Inclusión. Foto: Grupo AMÁS.

Un artista de Grupo AMÁS pintando El Mural de la Inclusión. Foto: Grupo AMÁS.

La iniciativa se enmarca en el proyecto “Más Cultura=Más Inclusión”, de Plena Inclusión Madrid y se ha llevado a cabo con la colaboración de Boa Mistura, un grupo de arte urbano que en castellano significa “Buena Mezcla”. Su nombre hace referencia a la diversidad de puntos de vista que enriquecen al ser humano, este colectivo ha dejado su huella artística por todo el mundo, siempre en espacios públicos. Ahora, se han unido a las personas con discapacidad intelectual utilizando la cultura y la creación como herramienta para avanzar hacia la inclusión social.

El resultado ha sido espectacular, la gran pared de 200 metros cuadrados está repleta de mensajes, esta vez no son grafiteros actuando al margen de la ley, son ciudadanos que reclaman derechos que son básicos para el resto de la población y que, en algunos casos, a ellos se les niega.

El Muro de la Inclusión. Foto: Grupo AMÁS.

El Mural de la Inclusión. Foto: Grupo AMÁS.

Animar a los viajeros del Metro de Madrid a la reflexión.

Cada día pasan por el Metro de Madrid miles de pasajeros, el objetivo es llegar a todas ellos para mostrar la realidad del colectivo de las personas con discapacidad intelectual y romper los viejos estereotipos. Una causa en la que también han participado la Fundación Repsol y Metro de Madrid.

La realidad es ésta, las personas con discapacidad son ciudadanos con sus necesidades, derechos, deberes, habilidades, sueños y expectativas, no se diferencian del resto de los seres humanos. La prueba es que en este Mural de la Inclusión han participado personas de todas las edades, de entre 17 y 50 años que han dibujado mundos diferentes, pero con el mismo tema: INCLUSIÓN.