Actividades Logísticas Centralizadas (ALC), un ejemplo de inclusión laboral

La empresa ALC contrata a siete trabajador@s con discapacidad intelectual.

La empresa ALC contrata a siete trabajador@s con discapacidad intelectual.

Siete trabajadores con discapacidad intelectual de Grupo AMÁS  han sido contratados por la empresa ALC para tareas de recogida y clasificación de residuos reciclables, así como labores de apoyo al departamento de administración. Gracias a la implicación de ambas partes, la incorporación se ha efectuado de forma natural y fluida.

 

Jorge, Sergio, Raúl, Alba, Yaiza, Yasmina y Andrés son los nombres de los siete trabajadores que se unieron a la plantilla de ALC en octubre del pasado año. Sus tareas se dividen en dos: de un lado, Jorge, Alba, Raúl, Sergio y Yaiza tienen la responsabilidad de recoger y clasificar residuos reciclables como el plástico y el cartón; de otro, Yasmina y Andrés ejecutan tareas de apoyo al departamento de administración, catalogando y colocando albaranes.

La incorporación de todos ellos fue de la mano de la Fundación AMÁS Empleo, entidad miembro de Grupo AMÁS: “Gracias a su profesionalidad, al apoyo recibido por parte del preparador laboral de la Fundación, tanto a los trabajadores con discapacidad como a nosotros, la incorporación ha sido natural y fluida. No hemos notado diferencia en su incorporación con la de cualquier otro trabajador. Hemos seguido el mismo proceso y hemos explicado las tareas y funciones prácticamente de la misma manera. Es verdad que al principio sentíamos una cierta responsabilidad; nos preocupaba, sobre todo, el no saber estar a la altura, pero han demostrado que son trabajadores, que son profesionales y que son responsables con su tarea y nuestra plantilla se ha volcado con ellos para que se sientan parte del equipo desde el primer momento”, detalla Irisarri Barrera, Directora Personas y Servicios Generales de ALC.

Irisarri Barrera, Directora Personas y Servicios Generales de ALC.

Irisarri Barrera, Directora Personas y Servicios Generales de ALC.

 

ALC-Grupo AMÁS, una relación en constante crecimiento.

La relación empresarial entre ALC y Grupo AMÁS, entidad que impulsa, defiende y lucha por los derechos de las personas con discapacidad intelectual, ha ido in crescendo.

En menos de un año, desde septiembre de 2017, se han ido encajando las piezas del puzle: “Recuerdo que desde la primera reunión dejamos clara la intención de establecer puentes, ya que  ALC tiene claro un objetivo y es contribuir a crear una sociedad más justa y solidaria, pero la verdad es que estábamos un poco perdidos” – detalla María Irisarri Barrera, directora de Personas y Servicios Generales de ALC–, “ya que no sabíamos cómo empezar ese camino, hasta que se nos cruzó Grupo AMÁS, una entidad que entroncó directamente con nuestros valores corporativos. Fue fácil y nos lo han puesto fácil, la verdad; estamos encantados de habernos lanzado a esta aventura”.

Ciudadanos de pleno derecho

 “Una oportunidad de oro para los siete trabajadores, ya que es la manera natural de la inclusión social. El hecho de sentirse uno más, de ser considerados ciudadanos de pleno derecho, eso sí, con sus derechos y obligaciones, es alcanzar la cúspide de la felicidad para todas las partes. Este, precisamente, es el objetivo que perseguimos y está reflejado en nuestra misión, por lo tanto en nuestro día a día”, puntualiza Óscar García, director general de Desarrollo Corporativo de Grupo AMÁS. “Como anécdota” – añade García- “una de las trabajadoras el día que firmó el contrato estaba deseando salir corriendo para ir a celebrarlo con su madre yéndose a comer a un buen restaurante”.

Óscar García, Director General de Desarrollo Corporativo de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Óscar García, Director General de Desarrollo Corporativo de Grupo AMÁS. Foto: Grupo AMÁS.

Y esto se ha conseguido porque desde ALC han facilitado el camino, “ya que gracias a su cultura y, sobre todo,  a sus valores ha sido muy fácil la inclusión laboral de los siete trabajadores. Gracias al compañerismo que existe en la plantilla de ALC han demostrado que con un poco de paciencia y una sonrisa es posible todo”, concluye García.  Y para finalizar, María Irisarri añade que “nos encontramos confiados de que esto es solo el comienzo de una bonita y larga relación, ya que gracias a la profesionalidad de la Fundación AMÁS Empleo se logra de una forma fácil y natural la inclusión laboral”.

 Los trabajadores con discapacidad conforman un grupo vulnerable y numeroso al que el modo en que se estructura y funciona la sociedad ha mantenido habitualmente en conocidas condiciones de exclusión. Este hecho ha comportado la restricción de sus derechos básicos y libertades, condicionando u obstaculizando su desarrollo personal, así como el disfrute de los recursos y servicios disponibles para toda la población y la posibilidad de contribuir con sus capacidades al progreso de la sociedad.

El anhelo de una vida plena y la necesidad de realización personal mueven a todas las personas, pero esas aspiraciones no pueden ser satisfechas si se hallan restringidos o ignorados los derechos a la libertad, la igualdad y la dignidad. Este es el caso en que se encuentran aún hoy mujeres y hombres con discapacidad, quienes, a pesar de los innegables progresos sociales alcanzados, ven limitados esos derechos en el acceso o uso de entornos, procesos o servicios que, o bien no han sido concebidos teniendo en cuenta sus necesidades específicas, o bien se revelan expresamente restrictivos a su participación en ellos.

Según datos del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), la población de personas de edades entre los 16 y 64 años con discapacidad reconocida en 2015 en España fue de 1.774.800; esta cifra representa el 5,9 % de la población en edad laboral. De ellos, solo un 34 % es activo, lo que supone una tasa de actividad 44 puntos inferior a la de la población sin discapacidad.

Existe, pues, un variado conjunto de impedimentos que privan a las personas con discapacidad del pleno ejercicio de sus derechos. La incorporación al mercado laboral de este colectivo es un factor destacado para conseguir su plena integración.

Por ello, desde Actividades Logísticas Centralizadas (ALC), una de las principales empresas de logística en Madrid, decidieron apostar por reducir, en la medida de sus posibilidades, los datos que SEPE lanzaba en el primer cuatrimestre de 2017.