12 MESES, 12 DERECHOS: Colabora para que Adrián cumpla su derecho “Divertirme en el parque, poder columpiarme y llegar a tocar la luna”

 

Adrián jugando con su madre en un columpio adaptado del Colegio de Educación Especial Miguel de Unamuno. Foto: Grupo AMÁS.

Adrián jugando con su madre en un columpio adaptado del Colegio de Educación Especial Miguel de Unamuno. Foto: Grupo AMÁS.

El Calendario Solidario 2017 de Grupo AMÁS dedica cada mes a reivindicar un derecho para las personas con discapacidad intelectual. Febrero está dedicado al derecho fundamental de los niños a jugar en columpios adaptados. Una reivindicación para la que Gemeliers puso su imagen junto con otros niños como Adrián.

 

Adrián tiene diez años, es uno de los protagonistas del Calendario Solidario 2017 de Grupo AMÁS, a través de su sonrisa y sus ganas de jugar reivindica en 12 MESES, 12 DERECHOS, algo tan obvio como es el derecho de un niño o niña a “Divertirme en el parque, poder columpiarme y llegar a tocar la luna”. ¿Parece sencillo, verdad? Para Adrián y tantos niños y niñas con discapacidad intelectual o de desarrollo, no lo es.

Gemeliers en el Calendario Solidario 2017 de Grupo AMÁS.

Gemeliers en el Calendario Solidario 2017 de Grupo AMÁS.

Una reivindicación para la que Gemeliers ha puesto su imagen de forma desinteresada en el Calendario Solidario 2017 de Grupo AMÁS, protagonizando esta imagen en un columpio adaptado del Colegio de Educación Especial Miguel de Unamuno en Móstoles (Madrid). Junto a ellos, aparecen varios niños, como Adrián, para él jugar es fundamental, pero no lo tiene nada fácil. Necesita la ayuda de todos.

Columpio adaptado para silla de ruedas en el Colegio Miguel de Unamuno. Foto: Grupo AMÁS.

Columpio adaptado para silla de ruedas en el Colegio Miguel de Unamuno. Foto: Grupo AMÁS.

“Conóceme y me vas a ayudar”.

Con su eterna sonrisa Adrián solo puede jugar en los columpios cuando está en el cole, el centro Miguel de Unamuno en Móstoles cuenta con columpios adaptados incluso para niños y niñas que necesitan una silla de ruedas.

Aquí Adrián toca el cielo y se divierte, pero Soralla, su madre, solo puede compartir con él estos momentos mágicos dentro del colegio: “En los parques públicos no hay columpios adaptados, no cubren las necesidades de niños y niñas con movilidad reducida”.

Por eso, esta joven mamá hace una petición muy concreta para su hijo: “Conóceme y me vas a ayudar”, solo conociendo la discapacidad, comprendiendo que cada persona es distinta y tiene unas necesidades diferentes, pero los mismos derechos, podremos romper barreras y prejuicios.

Unas barreras que empiezan en los parques infantiles, siguen en colegios, continúan en el mundo laboral y social de las personas con discapacidad intelectual y sus familias.

¡Ayuda a Adrián y a miles de niños y niñas como él para que tengan un futuro justo!

Hazte socio de Grupo AMÁS, por solo 5 euros al mes, estarás colaborando en mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual.

UN CLIC AQUÍ HOY, supondrá que mañana no tengamos que reivindicar derechos que son tan obvios para cualquier niño, como jugar, y casi imposibles para Adrián.

Gracias por tu ayuda.

LA SONRISA DE UN NIÑ@ NO TIENE PRECIO