Bankia apuesta por la formación en jóvenes con discapacidad intelectual de la Fundación AMÁS Social

Bankia apuesta por la formación en jóvenes con discapacidad intelectual de la Fundación AMÁS Social.

Bankia apuesta por la formación en jóvenes con discapacidad intelectual de la Fundación AMÁS Social.

 

Se trata de un proyecto piloto que busca formar a 30 jóvenes con discapacidad e insertarlos laboralmente. La iniciativa de Grupo AMÁS responde a la falta de formación adaptada que existe para lo/as trabajadore/as con discapacidad intelectual que necesitan formarse para acceder a su primer empleo.

 

La Fundación AMÁS Social, entidad que impulsa, defiende y lucha por los derechos de las personas con discapacidad intelectual y con 40 años de trayectoria dentro del mundo de la discapacidad, ha recibido el apoyo de Bankia para impulsar una línea de formación, “Proyecto piloto de formación e inserción laboral”, dentro de la convocatoria de acción social 2016. La finalidad es la dar respuesta a la oferta de formación que existe hoy en día en el mercado y que no es suficiente, ya que los jóvenes con discapacidad intelectual necesitan una formación adaptada.

Los jóvenes con discapacidad, a partir de los 18 años, tienen un futuro incierto ante ellos, ya que sus opciones están muy limitadas. “Una vez que terminan la educación reglada, si un joven con discapacidad quiere seguir formándose, lo tiene muy difícil, ya que necesita apoyo y el temario debería estar en lectura fácil. Por lo tanto, hay jóvenes que aunque tengan ganas de formarse y de seguir aprendiendo, terminan tirando la toalla. Por eso, con este proyecto pretendemos que esto no ocurra”. Asegura Juan Carlos García, Responsable en Grupo AMÁS del proyecto.

 Es por ello que, para que exista una correcta inserción laboral,  necesitan un servicio eficaz y adecuado a sus características que adapte contenidos, que haga un seguimiento de aprendizaje de competencias, apoyo personalizado respetando el ritmo, que potencie sus habilidades y así haga efectivo el principio de igualdad el proceso de inserción laboral, garantizando la inclusión social y laboral. Además, esta iniciativa será una palanca de cambio para personas que actualmente están en recursos de centros ocupacionales y que cuentan con alta potencialidad laboral y motivación, aunque actualmente por no tener un proceso de formación adaptado a sus necesidades, carecen de las suficientes oportunidades para insertarse laboralmente en la sociedad.

Desde el pasado 1 de abril se puso en marcha este proyecto piloto de formación donde un total de 30 jóvenes con discapacidad serán formados a lo largo de 12 meses con el objetivo de insertarse socialmente a través de un empleo. “Este proyecto genera un nuevo espacio formativo especializado, con adaptaciones espaciales, curriculares, formativas y de prácticas laborales. Además,” – continúa Juan Carlos García –  “complementa la formación, un servicio orientado a la prospección del mercado laboral cuyo objetivo es doble. Por un lado, orientar y sensibilizar a las empresas a la hora de contratar candidatos ayudando a ésta en su imagen corporativa de acuerdo a la sensibilidad social demostrada y por otro, orienta al candidato a la búsqueda de empleo, media en las ofertas de trabajo que pudieran adaptarse a su perfil formativo”. 

Camarer@ de bar y restaurante, ordenanza, recepcionista,  camarer@ de hotel, dependient@ de tienda, son los perfiles formativos que estos jóvenes están aprendiendo dentro de este proyecto. La formación termina en el 2018 y el objetivo de este proyecto es la inclusión laboral de jóvenes con discapacidad.